[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El “cashcol”

opinion

lucha libre

Cada cierto tiempo vuelve a salir el tema en los medios del Derecho Indígena o Consuetudinario. Rapidito empiezan los de siempre a opinar sin conocimiento de causa que es discriminatorio que va contra la Constitución. Hablan por hablar. Lo cierto es que nadie nos está preguntando si estamos o no de acuerdo con esto. En Guatemala el pluralismo jurídico es una realidad desde hace siglos.

Las Alcaldías Indígenas son instituciones nacidas en la Colonia pero que han evolucionado y han llegado hasta hoy. El aislamiento de los pueblos y el abandono del Estado contribuyeron a que esta estructura de servicio social y comunitario fuera necesaria y efectiva durante cientos de años absorbiendo, modificándose e incluso desapareciendo según la historia de cada pueblo indígena del país. Este sistema de cargos continúa funcionando en varios departamentos como Sololá, Totonicapán, Huehuetenango y Quiché.

Por ejemplo en Quiché, la Alcaldía Indígena continúa activa y los cargos son nombrados en asamblea abierta en cada cantón. Los cargos suelen ser destinados a personas mayores con ciertas cualidades espirituales, servicio previo comprobado en la comunidad y don de mediación o diálogo. También funciona el Consejo de la Alcaldía Indígena, cabeza de los cofrades, (los que guardan los tesoros e imágenes religiosas de la comunidad) y de los Principales (guardianes de los papeles y títulos de propiedad antiguos). Su trabajo es tan importante que incluso le han disputado al hombre más rico de México (Slim) un terreno del que se apropió ilegalmente.

En Totonicapán cada año, más de mil personas asumen en sus comunidades los distintos puestos que se necesitan para mantener una estructura de trabajo tan sólida, que incluye cargos de alcalde comunal, vicealcalde, alguacil, secretario, tesorero, guardabosques, fontanero, custodios, delegado de mantenimiento de baños y encargados de comités de agua y salud, siendo una red que cubre mejor que el mismo Estado, las necesidades de la población, y que además actúa sin presupuesto. A este trabajo le llaman “cashcol”, un servicio sufrido para el que incluso algunos ahorran con tiempo para cuando les llegue el momento de asumir, pues hay que dejar el trabajo para servir al pueblo. Ellos resuelven casos que van desde violencia intrafamiliar, robos, levantan actas de defunción o nacimientos, concretan proyectos de salud y educación. Ven todo lo relacionado a los cementerios, los caminos, los monjones y los ojos de agua. Contribuyen a mantener activos los mil doscientos nacimientos de agua que enriquecen el afluente hídrico de los Ríos Chixoy, Motagua, Samalá y Nahualate.

El sistema jurídico indígena existe hoy en día, funciona, tiene un procedimiento, autoridades y mucho qué enseñarnos sobre resarcimiento y rapidez. Obviamente no es perfecto puesto que lo hacen humanos, pero negar su existencia y ningunear su aporte a la armonía de este país, no contribuye a mejorarlo.

@liberalucha

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EDITORIAL
Colombia: El Gobierno y las FARC perdieron el plebiscito
noticia Andrea Paola
VIDEO: Sin discriminar, niña entrega abrazos a todo el que ve
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Director de PNC hace un llamado a la cordura a agentes ante la emergencia de COVID-19

Algunas acciones como captura de un padre acompañado de su hija en Sololá, ha demeritado el trabajo de las fuerzas policiales asegura Edwin Mayen, director de la PNC.



Más en esta sección

Accidentes de tránsito complican el paso en la ruta al Pacífico

otras-noticias

Parlamento Xinka y los 48 Cantones manifestarán para pedir la renuncia de Giammattei

otras-noticias

Los 48 Cantones de Totonicapán y el Parlamento Xinca se dirigen al Congreso y Casa Presidencial

otras-noticias

Publicidad