[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

The Paris Review (1)

opinion

buscando a syd

Desde hace algún tiempo, quería yo dedicarle una columna al que fuera –y es– uno de los proyectos culturales menos decepcionantes del siglo XX. Me refiero a la revista The Paris Review.

Por décadas, The Paris Review nos ha venido ofreciendo, ritual, estacional y cíclicamente, un festejo literario tras otro. Es ilusión para muchos comprar el último número de esta mítica–mística publicación: no hay mejor manera de leer materiales altamente curados, y estar enterado del pulso de las letras del mundo.

No importa si se trata de la edición más reciente o uno de sus back issues: The Paris Review es por “su perfil alternativo y al mismo tiempo conservador” (Rodrigo Fresán) un objeto de colección y de revelación material e intelectual. Con una consistencia extraordinaria, The Paris Review siempre ha cumplido en su tarea titánica de consagrar a los autores conocidos, mientras presenta a su vez a autores inéditos que luego formarán parte del canon.

Aparte de su autoridad y su frescura, esta revista resalta por ser un reservorio de conocimiento, por su conferido cuidado, una abundante producción, absoluta entrega, rastreo impenitente, por su lealtad invicta al mapa de las letras, por su talento atractivo y su elegancia, así como por su sensibilidad (verbal, pero además visual, puesto que siempre supo darnos un vínculo esencial con el arte y el poder gráfico y fotográfico).

Y claro, por su heroicidad y por su gesta, que ha venido desenvolviéndose desde 1957, desde que la revista fuera fundada por Harold L. Humes, Peter Matthiessen y George Plimpton. Por cierto, si quieren saber algo de ese momento mágico cuando comenzó todo, les recomiendo que lean un texto hermoso de William Styron –otro de los iniciadores de la dicha saga– que se llama Born in Montparnasse, disponible por demás en el sitio web de la revista.

Plimpton, como se sabe, fue el editor de toda la vida de la revista, hasta su muerte, en 2003 (felizmente alcanzó a dejarnos, antes de la misma, ciertas antologías notables). Murió Plimpton, pero la revista siguió, y sigue, en una nueva reencarnación y con un nuevo editor (Lorin Stein). The Paris Review se ha adaptado a los tiempos actuales. Hoy tiene una preciosa actividad en las redes sociales; un blog, The Daily, de mucho interés; y un website que es una cueva de diamantes.

Particularmente en el mismo nos deberá llamar la atención el archivo de entrevistas. Es decir todo ese cuerpo de diálogos que ha venido conociéndose como Writers at Work. Muchas de las mejores y más icónicas frases que dijeron los mejores escritores del mundo salieron de esos intercambios verbales.

Así es. Geniales entrevistadores haciendo geniales entrevistas a geniales entrevistados. Que son incontables. Sea suficiente nombrar a algunos, como Norman Mailer, Kurt Vonnegut, James Ballard, Don DeLillo, Murakami o William Gibson…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Anabella Giracca
Edu canción

Debería ser música.

noticia DPA
Polémica tras publicación que involucra a Uribe con narcotráfico

El expresidente se defiende de la publicación del NYT que se dio previo a las elecciones de hoy. Iván Duque, favorito en los sondeos, tiene el apoyo de Álvaro Uribe.

noticia
Sindicato del Crongreso proponen aumentarle Q20 mil a diputados para “equilibrar las cosas”

“Los diputados deben tener una mayor remuneración, hay que aumentarles Q20 mil”



Más en esta sección

Fiscalía de Delitos Administrativos investiga agresiones de policías contra manifestantes

otras-noticias

Diputados denuncian ilegalidad en decisiones de la JD del Congreso

otras-noticias

Familias afectadas por Eta e Iota reciben más de 2 millones de libras de ayuda humanitaria

otras-noticias

Publicidad