[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Los habitantes del paraíso

opinion

Lado b

Si tu nombre no aparece en los PanamaPapers, no existís, tu incursión en el mundo contemporáneo ha sido un fracaso, tu vida ha sido un fracaso. Lo que nos revelan estos papeles que tanto lío están haciendo por todos lados, no es misterio para nadie; hasta hace poco se llamaba algo así como “saber jugar a las finanzas”, proteger tus ahorritos en paraísos fiscales, lejos de las garras de esos Estados que querían darle pescado al pobrerío ambiente, en lugar de enseñarlo a pescar. O por ahí iba la idea. Las clases medias y menos medias de aquí y del mundo entero querían sus 15 minutos de fama, pero también de fortuna, querían saber a qué se parecía el poder, hasta que vinieron las crisis, las caídas de los bancos, las corrupciones, las ‘líneas’… Antes los poderosos escandalizaban en las discotecas y en los prostíbulos, ahora también empiezan a hacerlo en los tribunales…

Los que se quedaron y se quedan en el juego, son los de siempre, los que por astucia, conocimiento o puritita suerte han sabido sortear la tormenta. Una especie de jet set financiero compuesto por una multitud de personajes de lo más variopinto: magnates, presidentes, funcionarios, reyes y reinas del sur y del norte, narcos, pedófilos, futbolistas, cantantes de reggaetón, cineastas dependientes e independientes, juristas, vividores, operarios, parientes, cuates, asesores, analistas, visionarios…

Guatemala no se queda atrás. Si como bien apunta un comentarista mexicano nuestro fútbol es un desastre y el sueño del Mundial es una especie de aberración patria, en cuestiones de jugarle la vuelta al fisco y de lavar dinero hasta dejarlo reluciente de limpio, ocupamos un puesto relevante en el planeta. Hasta Univisión nos dedica su primetime. Nosotros, los que huimos en camiones y trenes del hambre y de la muerte hacia el “sueño americano”, de repente resultamos ciudadanos de primera en los paraísos del dinero.

Un niño murió en los brazos de su madre la semana pasada en una calle cualquiera de esta ciudad. Se habló de desnutrición, de hambre, de pobreza, de ignorancia, de falta de insumos en los hospitales, de mala suerte, de tristeza, de mucha tristeza… En este país los niños se mueren así, en las calles, en los campos, en las puertas de los hospitales… No hay dinero para nada, dicen los diputados, los ministros, el presidente. Para nada, salvo para alimentar los paraísos fiscales. Salvo para codearnos con los poderosos. Si empezamos a sumar las cifras que generan la corrupción y las evasiones, fácilmente nos enfrentaremos al vértigo. ¿De dónde surge todo este dinero? ¿Hacia dónde va? ¿Qué produce? ¿Cuántas aspirinas podríamos comprar? ¿Cuántos panes?

En Islandia, miles de personas salieron a las calles para pedir la renuncia del primer ministro Sigmundur David Gunnlaugsson, por aparecer en la lista de los PanamáPapers. A nosotros, que por lo general andamos viendo como ajustar para pagar los recibos de la luz y del agua, todo ese dinero, todas esas cifras, todos esos líos nos abruman, nos oprimen, nos condenan a la insignificancia absoluta. Demasiado complejo y enredado como para ponerse a protestar. Para nosotros acceder al paraíso es tan complicado como lograr que nos atiendan en las clínicas de la seguridad social.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Sondeo revela evaluación de la imagen del presidente Trump

En términos de género, más hombres que mujeres tienen una imagen favorable del mandatario estadounidense.

noticia Tulio Juárez
Antes de pensar en subir impuestos se debe “ordenar la casa”

Cámara de Comercio de España escucha planes de gobierno de Jimmy Morales y lanza comentarios.

noticia
Fiscalía colombiana condena a 32 exmiembros de las AUC


Más en esta sección

Fabricante de autos Tesla se queda sin agua en Alemania por impago de factura

otras-noticias

The Midnight Sky, un vistazo a la humanidad después de la destrucción de la tierra

otras-noticias

El plan de prestaciones de la Usac y las actuales autoridades universitarias

otras-noticias

Publicidad