[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Crisis moral y hospitalaria

opinion

Ayer

En Guatemala parece que vamos como el cangrejo, dos pasos para adelante y tres para atrás.  Quizás mi mente pesimista, apocalíptica no me permite estar en positivo por los definitivos avances realizados en cuestión de corrupción iniciados por instancias de las multitudes que nos reuníamos en la plaza a exigir y a demandar lo ya insostenible.

Sin embargo, esta semana, después del jolgorio y la fiesta de la Semana Santa, el pesimismo y la depresión ciudadana me volvió a golpear fuerte, ante un gobierno de improvisos que no se logra conformar ni asumir, menos actuar en los grandísimos problemas que nos aquejan. Y me refiero a los casos de infantes fallecidos recientemente en plena calle, como sucede en países enormes como la India, por falta de absolutamente todo: interés, recursos,  y políticas directas y precisas para combatir y palear nuestros endémicos padecimientos. 

Llora sangre. Es ya inaceptable  la situación de miseria absoluta que vivimos en relación al cuidado y salud pública. Mientras el señor Presidente se debatía en redes sociales con un comentarista deportivo porque no le gustó cómo nos calificó y describió; mientras un jugador es enviado a toda prisa en avión privado y facilitándole los procesos judiciales para que  “pudiera jugar” ante los gringos, una señora daba a luz en plena vía pública y su bebé fallecería después de llorar cuatro horas seguidas, y como si no fuera suficiente, el pequeño Maycol, fallece atacado por la desnutrición y por la negligencia de un centro de salud rebalsado de casos extremos, cuyos facultativos no hacen más que  mandar a los enfermos de un centro a otro, como Herodes a Pilatos, y en donde todos se lavan las manos con mil excusas, porque la verdad es que el sistema hospitalario nacional  ya colapsó. 

Es tiempo de asumir el cargo, señor Presidente. Quítese la camisola de la  casi siempre perdedora  selección nacional  y póngase las pilas, la corbata o los zapatos de la responsabilidad que le dieron millones de guatemaltecos que votaron por usted. Y por favor, no se limite a mandar una ambulancia al puesto de salud de la zona 6 como respuesta al fallecimiento de Maycol: ofende.  Consulte, pida ayuda,  pero haga algo.  Asuma su liderazgo. Comience por el área de salud, pues la mayor parte de la población está sufriendo, desolada y enferma el saqueo, la indiferencia y  la ineficacia de su gobierno. Si no puede, por fa, háganoslo saber.

mes@itelgua.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Renzo Lautaro Rosal
Congreso: reciclaje o depuración

Los diputados han perdido su carácter representativo, por lo que se ha desnaturalizado por completo el sentido de ese organismo.

 

noticia Enrique García /elPeriódico
Ex viceministro capturado es asesor financiero del Congreso
noticia
Cortan el paso de vehículos en puntos estratégicos del territorio nacional


Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Las de la paciencia

otras-noticias

El obstáculo en la negociación de las Cortes

otras-noticias

Publicidad