[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

La novedad de lo viejo y lo caduco

opinion

Lado b

Tratar de renovar un sistema corrupto hasta las raíces y a todas luces caduco, a base de buenas intenciones y de juramentos a la bandera, tiene su lado candoroso e ingenuo, aunque también mucho de disparate o de malevolencia a secas. El poder corrompe y en Guatemala no hace falta leerse las obras completas de Shakespeare, para comprender esta afirmación contundente. Nadie ha salido impune de la experiencia. Aquí, a falta de consistencia, de cultura, de conocimiento, la política es un negocio y de los más turbios. Nadie está ahí para velar por el bien común, sino para proteger sus propios intereses.

Pero el poder no solo corrompe, sino que seduce. Si de chiquito a alguien se le ocurre querer ser presidente, no nos hagamos ilusiones. En el deseo no existe ningún ideal noble o cívico, sino la pura gana de joder a los demás sin mayores consecuencias. Impunidad que le dicen. Así lo leo en las hojas de vida: “Desde niño, fulanito de tal se subía en una silla para ensayar su discurso de toma de posesión de la más alta magistratura…”. Por supuesto, cuando el señor ya estaba grande, las consecuencias fueron las que ya todos conocemos. Ahora protagoniza escandalosos titulares de prensa o lo vemos sentado en los tribunales luciendo una gorra de beisbolista.

El problema con eso de lo política, al menos en este país, es que nadie necesita ningún tipo de preparación para optar a un cargo de elección. Para ser presidente, por ejemplo, basta con ser guatemalteco de origen, ciudadano en ejercicio y mayor de 40 años. Lo que está bien, si no fuera por las macabras consecuencias derivadas de nuestra propia idiosincrasia ¿Cuáles? Pues, lean los periódicos o los libros de historia.

Está bien y es de celebrarlo, que se le exija a todo candidato a un puesto por elección una rendición de cuentas de su patrimonio, así como sus antecedentes penales, financieros y hasta morales para ejercer el cargo. Pero, de la misma manera, se les podría evaluar su conocimiento de las cosas. Es decir, si yo pretendo capitanear una nave espacial, supongo que me exigirán un mínimo conocimiento del mundo y del universo. Qué se yo, saber dónde se ubica la Luna, el Sol, Marte, Venus… Divago, ya sé, pero estoy harto de que me digan que un presidente de Guatemala no tiene por qué haber leído el Popol Vuh o a Bernal Díaz o a Miguel Ángel Asturias; que no necesariamente tiene que tener un conocimiento pleno de la historia nacional, y que ser iletrado, o claramente ignorante, significa que el señor solo se preocupa de las cosas serias. El primer acto de corrupción, si vamos a eso, radica en pretender ocupar un cargo para el que no se tiene la más mínima preparación ni conocimiento ni capacidad, etcétera…

No se trata de autoproclamarse honrado, íntegro e insobornable, porque suena bonito cuando se dice por la tele. Sino de trabajar por construir un sistema en donde el robo y la corrupción sean penados por la ley, en donde el aparato político funcione para el bien común, la justicia, la equidad, la democracia. Un sistema que nos proporcione a todos la sensación al menos de vivir en un lugar digno, por encima de los juramentos y de las intenciones moralistas. La realidad, que existe más allá de las pantallas y la propaganda, es implacable con todo aquello que no tiene ni cimientos ni sustancia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez elPeriódico
Empresarios por la educación se unen a la prevención por el Coronavirus

Mineduc y UNESCO brindan plataformas para facilitar el proceso educativo a distancia.

noticia Andrés Zepeda lacajaboba@gmail.com
Metástasis en la clase media

EL BOBO DE LA CAJA

noticia Lucero Sapalú / elPeriódico
INSIVUMEH reporta la crecida de cuatro ríos

Autoridades mantienen el monitoreo de ríos por la tormenta “Cristobal”



Más en esta sección

Chile celebra en grande la derogación de la Constitución de Pinochet

otras-noticias

Nacimiento de gorilla en peligro de extinción en zoológico

otras-noticias

Leopoldo López ante el reto sortear el síndrome del olvido

otras-noticias

Publicidad