[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

The Martian

opinion

AT-Field

El equipo de la misión marciana Ares III está recolectando muestras del suelo cuando una tormenta se abalanza sobre ellos. El equipo tiene pocos minutos para llegar a la nave, pero esto implica abortar la misión antes de tiempo y regresar a casa. Los fuertes vientos arrancan una antena de la estación que impacta al astronauta Mark Watney. El resto de la tripulación evacúa el sitio e inicia el viaje a la Tierra. Luego de la tormenta una alerta en su traje despierta a Watney de entre la arena, mientras el oxígeno está a punto de terminarse. Su tripulación, la NASA y el mundo entero lo dan por muerto. Pero Watney toma la determinación de sobrevivir de la única manera que se le ocurre: science the shit out of this.

Esta semana se estrena en los cines The Martian, una adaptación de la novela de Andy Weir a cargo de Ridley Scott (Blade Runner, Alien). Weir, un programador estadounidense aficionado a la ciencia, publicó el libro en su página web en 2011 luego de hacer una serie de investigaciones sobre Marte, movimientos orbitales, botánica. La versión en papel llegó hasta el año pasado, cuando Ridley Scott decidió llevarla al cine.

The Martian es una adaptación extraña. Me quedé durante toda la película esperando que de algún lugar saltara un alien y matara a Watney –sí, tipo Prometheus, de la que recién acaban de anunciar habrá una secuela–. Sin embargo, la cinta se va por otro lado. Al igual que la novela, la película intenta ser lo más fiel posible a una situación como la que plantea.

Matt Damon interpreta al alegre y esperanzador astronauta que intenta sobrevivir en Marte utilizando todos los recursos a su disposición: la estación y la ciencia. Así de manera milagrosa Watney logra solucionar una serie de problemas hasta que logra comunicarse con la NASA. Del otro lado está Vincent Kapoo, el director de las misiones marcianas interpretado por Chiwetel Ejiofor. La película entonces se divide en dos historias que corren paralelas: el astronauta varado en el planeta rojo y los científicos que intentan salvarlo.

The Martian es una oda al ingenio humano y la ciencia. Aunque no será Gravity de Alfonso Cuarón o Interestellar de Christopher Nolan, el director crea unos paisajes hermosos de Marte, así como una atmósfera de soledad conmovedora. La mejor opción es verla en la sala 4DX de Cinépolis, en particular por las escenas de vuelo espacial.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Otra tragedia
noticia
Se reporta hundimiento en la colonia Pablo Sexto en Mixco

Las fuertes lluvias pudo ser la causa del socavamiento según el vocero de la comuna mixqueña, Mynor Espinoza.

 

noticia Miguel Ángel Albizures
Regalos de impunidad

El brazo de la justicia, si funciona como debe ser, alcanzará a los diputados que han delinquido, al presidente y ministros, después del catorce a las catorce cuando pierdan su inmunidad.



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Manifestaciones continuarán el fin de semana

otras-noticias

Fundación premia a los “Héroes de la Pandemia”

otras-noticias

Publicidad