[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Música en los bares

opinion

MondoSonoro

Parece que el epicentro donde se originan los abusos descarados a los músicos son los bares y lugares disfrazados de centro culturales. El abyecto y triste concepto que esos lugares tienen del trabajo artístico sorprende, por eso a explotarlos, a engañarlos y a malpagarles. Los propietarios de esos negocios puede que sepan de preparar tragos pero no de música, quizá sepan elaborar facturas pero no del precio del trabajo artístico.

 

Los dueños no caen en cuenta que necesitan de los músicos. Y de la música. Es un bien de uso social. Con músicos en vivo en su negocio generan mayor actividad comercial, se incentiva la circulación de personas y, aún más, estimula la llegada de nuevos clientes. Pero no. Algunos negocios como ocurre en la zona 10, una franquicia internacional se acerca al artista con el cuento que para “darlos a conocer” le pide que toque gratis. Al final, ni un vaso de agua da. Recién hubo el descaro con una cantautora que ya había actuado antes con esas características y le pidieron que si “podría tocar de nuevo en esas condiciones”. Esta empresa lo hace y lo sigue haciendo una y otra vez. Entiendo que además ponen al servicio a un ingeniero de sonido que desoye las necesidades de los músicos en esa área. Y prefiere atender su WhatSapp.

 

Otros en la zona 1, no solo no dan las más mínimas condiciones para que los artistas actúen, sino que además no les permiten cobrar más de Q30. ¿Cómo esperan que el grupo o el cantante recuperen sus gastos y se hagan de un salario? Pero no, en algunos bares el músico no solo tiene que alquilar equipo de amplificación (porque el lugar no tiene o es insuficiente) sino además, ahora piden que le paguen al taquillero, al que vende los boletos de ingreso a la presentación. Sí, así como lee. Me comentaba un artista: “Hacer conciertos para nosotros no es ganancia, siempre es pérdida”. También es cierto que apenas existen dos o tres lugares que sí cumplen con lo mínimo.

 

Hasta ahora no se entiende por qué ni el Sindicato de Artistas Unidos de Guatemala, ni el Sindicato Nacional de Cantantes de Guatemala, menos la Asociación de Autores, Escritores e Intérpretes (AEI) o Musicartes, ambas sociedades de gestión artística, hacen algo para resolver el problema. ¿Será que los músicos tendrán que seguir solos librando la batalla?

 
Mondosonoro2003@yahoo.com.mx

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Manu Dibango: “Mozart no me impide ser africano”

La semana pasada murió en París, a consecuencia del COVID-19, Manu Dibango (1933-2020). Autor del emblemático Soul makossa, el saxofonista camerunés fue uno de los primeros en lograr la fusión entre la música tradicional africana y el jazz, el soul, el rock y otros sonidos mestizos. Esto muchos años antes de que etiquetas como afro beat y world music, se instituyeran en los gustos occidentales. Recuperamos esta entrevista realizada en 1991 por el Correo de la UNESCO para su número especial sobre las músicas del mundo.

noticia José Barnoya
“Claridad”.

El periódico estudiantil, valiente y de combate que trató de corregir y de frenar a los gobiernos militares que, como los que le siguieron, trataron de aherrojar a este pobre pueblo.

 

noticia Lucero Sapalú / elPeriódico
Liberan paso de la ruta a Palín, Escuintla

Vecinos exigían  que se habilite retorno que empresa cerró. 



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Publicidad