[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Cosmos

opinion

AT-Field

 

 

A finales de los setenta, los astrónomos Carl Sagan, Ann Druyan y Steven Soter comenzaron a filmar los episodios de Cosmos: A personal Voyage, una serie de documentales de sesenta minutos que exploraban temas como el origen de la vida en la tierra y el universo circundante. El resultado fue, para la PBS, una de las series más vistas en su historia, en los años ochenta.

 

Con Sagan como presentador, Cosmos llegó a la mayor diversidad de televidentes, donde el renombrado científico atravesaba espacios, planetas y fronteras de la imaginación que solo los efectos especiales podían volver palpables. En años más recientes, la serie terminó por transmitirse ocasionalmente en horas de la madrugada hasta básicamente desaparecer de la programación.

 

Sin embargo, el impacto en uno de los televidentes de principios de los ochenta fue tal, que un niño terminó por convertirse en un astrónomo y seguir los pasos de Carla Sagan: era Neil deGrasse Tyson, uno de los astrofísicos y comunicadores científicos más importantes de Estados Unidos.

 

En 2014, DeGrasse anunció el lanzamiento de Cosmos: A Spacetime Odissey, una especie de tributo al trabajo de Carl Sagan, y a la vez una nueva versión de la serie, que aborda los nuevos descubrimientos sobre el universo desde que terminara la primera. Todo con los nuevos efectos especiales en la actualidad.

 

A Spacetime Odissey es una temporada de 13 episodios presentados por DeGrasse. Si ya de por sí los episodios de Sagan eran alucinantes –solo él podía explicar con vidrios y manzanas las diferencias entre la segunda y tercera dimensión a las tres de la madrugada– A Spacetime Odissey trata de ser más conciliador utilizando animaciones e incluyendo la historia de los grandes científicos y sus descubrimientos, desde los griegos hasta el siglo pasado.

 

El resultado es una experiencia totalmente fascinante –para aquel que no vio los episodios de Sagan– en cuanto a la forma de acercarse a la astrofísica, a las interpretaciones del universo y a los intentos de descubrirlo. Sin embargo, y aunque DeGrasse tiene sus toques de genialidad ante la cámara, carece de esa capacidad poética de narrar que poseía su antecesor. La serie es una buena forma de descomprimir todo el contenido regular que se puede encontrar en Netflix, aunque siempre es recomendable ver la versión de Sagan, que más de treinta años después me sigue mareando.

 

joquendo@elperiodico.com.gt

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez elPeriódico
PNC captura a dos presuntos extorsionistas durante allanamientos

Una mujer 30 y un joven de 18 años son vinculados al delito de extorsión y ser integrantes de pandillas.

noticia
360 grados a vuelo de pájaro

Jose Rubén Zamora

noticia
Ducal presenta nueva línea de frijoles fortificados


Más en esta sección

El StageCraft, la tecnología que está utilizando The Batman

otras-noticias

PNC captura a dos presuntos asesinos en San Pedro Ayampuc

otras-noticias

FECI: Exministro de Comunicaciones tiene impedimento para salir del país

otras-noticias

Publicidad