[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Miguel Ángel Asturias

opinion

Ayer

Miguel Ángel Asturias nació en la ciudad de Guatemala, el 19 de octubre de 1899 en el viejo barrio de La Parroquia, uno de los más antiguos y activos en la Guatemala de entonces, paso obligado de viajeros, comerciantes y arrieros que llegaban a la capital con sus enormes cargamentos de mercaderías provenientes del norte y oriente del país.

 

El pequeño Asturias conoce a los cinco años la furia del tirano de turno, el presidente Manuel Estrada Cabrera. Su padre cae en desgracia con el “Señor Presidente” y la familia se ve obligada a abandonar la ciudad para radicarse en una pequeña finca familiar en el poblado de Salamá.

 

Con ojos de asombro, el pequeño Asturias descubre el ambiente exuberante y verde de las Verapaces y el mundo indígena. Su nana, una joven q’eqchi’ llamada Lola Reyes, lo entretenía contándole historias, leyendas y mitos de su pueblo, vivencia que marcará su obra futura.

 

Asturias regresa a la capital, luego de varios años, a su barrio y costumbres, a la vida diaria marcada por campanas, procesiones, devociones de Jesús de Candelaria, y al ir y venir de su casa, en donde funcionaba un almacén familiar de granos y abastos que frecuentaba por las noches. Asturias se sentaba junto a los viajeros que habían pedido posada para pasar la noche en el zaguán y corredores de la casa, y escuchaba con las orejas bien abiertas los relatos y cuentos de aquellos viajeros, historias de personajes fantásticos, santos y aparecidos, que nunca olvidó.

 

 

Su juventud la vivió plenamente en la ciudad capital. En 1912 inició el bachillerato en el Instituto Central para Varones, y en 1917 la carrera de Medicina en la Universidad de San Carlos, que luego cambió por la de Derecho. Ya entonces Asturias escribía poemas, ensayos, cuentos y fue coautor del popular himno universitario La Chalana. Fue cucurucho de Jesús de Candelaria y su plato de comida predilecto era la  piloyada.

 

Luego viaja a París, donde realiza estudios de etnología en la Sorbona, y así descubre el Popol Vuh, bajo la dirección del profesor, Georges Raynaud. Es entonces cuando Asturias comienza a escribir.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Carmen Quintela cquintela@elperiodico.com.gt
TSE programa audiencias para diputados electos señalados

Los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) otorgaron tres días de audiencia a los diputados electos el pasado 6 de septiembre, con el fin de contar con todas las versiones para investigar los casos de contratistas del Estado.

noticia Phillip Chicola
República y Democracia:

Un ideal de convergencia.

noticia
Finalizan los comicios para elegir AEU


Más en esta sección

Contratos entre amigos

otras-noticias

Nestlé Guatemala inaugura su centro de distribución más grande de la región

otras-noticias

Elektra Guatemala celebra sus 23 años

otras-noticias

Publicidad