[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

The Perks of Being a Wallflower

opinion

AT-Field

 

A finales de los noventa el escritor Stephen Chbosky publicó la novela The perks of Being a Wallflower, una especie de autobiografía sobre sus días como estudiante en una secundaria estadounidense. En ella presenta a Charlie, un adolescente brillante pero tímido que lucha por sobrevivir el paso de la adolescencia en un mundo en el que no parece encajar.

 

Aunque el libro no generó mucho ruido al principio, sí lo hizo su adaptación al cine. En 2012 el mismo Chbosky dirigió el filme a su manera, presentando una versión un poco más modesta que su libro, pero igual llena de esos elementos que comparten en común: la identidad sexual, las drogas, las cicatrices emocionales de la infancia y la imposibilidad de adaptarse al mundo.

 

Ambientada a principios de los años noventa, la cinta es protagonizada por Logan Lerman como Charlie, ese estudiante de primer año que se dirige al lector-espectador a través de una serie de cartas a manera de diario. En la película, Lerman narra con un tono de voz grandioso la vida de Charlie, quien no ha logrado superar el suicidio de su único amigo y el trauma de su tía en un accidente de auto.

 

Mientras cuenta los días que le restan por terminar la secundaria, Charlie sobrevive a la marginación de no tener a ningún amigo. Y aunque su hermana asiste a la misma escuela de Pittsburgh, no lo dejará sentarse a comer con ella. En este espacio Charlie conoce a Patrick, interpretado por un sensacional Ezra Miller (We Need to Talk About Kevin). Este joven representa el mundo a la apertura, donde hay una libertad para expresar los sentimientos entre un humor ácido y una ternura insufrible.

 

Y como hermanastra de Patrick está Sam, a cargo de Emma Watson (su primer papel luego del universo Potter), de quien Charlie se enamora de inmediato pero debido a esa soledad que lo rodea y la necesidad de afecto. Watson interpreta a una adolescente que simplemente es cool sin quererlo.

 

The Perks of Being a Wallflower se olvida de las típicas cintas condescendientes hacia sus personajes y los empuja al límite hasta revelarle al espectador las grandes heridas que lleva consigo Charlie. La cinta, a caballo entre The Catcher in the Rye de Salinger y The Breakfast Club, recrea una gran nostalgia por la era del casete, David Bowie y The Rocky Horror Picture Show con un elenco cuyas actuaciones dejan un gran sabor de boca.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Ladrones encierran al obispo en el baño tras robar dinero y obras de arte

Los ladrones se llevaron 20 mil euros en efectivo, obras de arte y artículos de valor en el obispado de Lieja en Bélgica.

noticia Matthias Röder  /  dpa
Mujeres se abren paso en un mundo de hombres

A pesar de los estereotipos que aún siguen vigentes, en la actualidad más mujeres se unen a dirigir diversos proyectos.

noticia Geldi Muñoz Palala elPeriódico
País debe seguir con revisión de TLC con Corea

Guatemala podría quedar rezagada si no alcanza el acuerdo comercial.

 



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

360º a vuelo de pájaro

otras-noticias

Guatemala se acerca a los 104 mil casos positivos de COVID-19

otras-noticias

Publicidad