Sábado 4 DE Julio DE 2020
Cartas

Infancia, COVID-19, encierro y lactancia materna

Fecha de publicación: 30-05-20
Por: Maritza Cabrera de Villatoro / DPI 2455 05016 2206

Si fueras un niño te gustaría que pensaran que hacer razonablemente contigo en una pandemia? Estoy segura que sí. El “encierro” en los niños no ha sido evaluado razonablemente. Es bien sabido que este confinamiento trae otros grandes males: abuso físico, sexual y psicológico,  estrés  post traumático, depresión, enfermedades físicas debido a la falta de ejercicio, sol y naturaleza, además de  inimaginables secuelas que aún no dimensionamos. Cuándo las autoridades dijeron que los niños no salieran de sus casas,me quedé helada; puedo jurar que no pensaron en las consecuencias; no sabían lo que decían. Las madres que trabajan, los dejan solos. Los padres entraron en pánico y asumieron que eso es lo correcto. Pues no. Los niños son la población menos afectada en todo el mundo, pueden enfermar sí, pero saldrán adelante, la mortalidad ha sido mínima. Lo más importante es decir a los padres  que en un parque, una calle, salir a pasear en sus colonias en sus bicicletas, en un campo abierto o incluso en el supermercado metidos  en la carreta, o cargados  en distancia social, estarán resguardados mejor que los adultos. No hay balas en las calles, ni el virus se respira en el aire. Reflexionemos por favor. El otro tema que la OMS dijo contundente: los niños no se infectan en el vientre ni en la lactancia; sin embargo si una madre es positiva la alejan de su bebé, cuándo la norma es amamantar, no separar, y con ello proveer todas las garantías que este fluido humano hace al sistema inmune.