Lunes 1 DE Junio DE 2020
Cartas

Una tontera para que la piense

Fecha de publicación: 20-05-20
Por: Luis Vallejo / DPI 2650500060109

Cuando nos enteramos diariamente a través de medios escritos como El Periódico sobre las descaradas y cínicas acciones (miles de quetzales para la “imagen” del oportunista de Rodríguez en la Presidencia del Congreso. Véase: página 3, sábado 9/5/20) de ese conglomerado de vividores, la gran mayoría, de  dipucacos que hacen y deshacen lo que les viene en gana, me pregunto: ¿no se puede eliminar ese tal Organismo Legislativo tan desprestigiado en la estructura institucional del Estado? Debería ser el Organismo Judicial, aún menos corrompido, quien haga las Leyes, pues en el tal Legislativo ha habido hasta analfabetos y los abogados que pululan ahí, solo velan por sus espurios intereses. Es una conducta maquiavélica muy bien aprendida y aplicada por la mafia de esos que se dicen políticos. Es triste reconocer que la mayoría de guatemaltecos pareciera que nos damos por vencidos cuando en cada elección llegan los mismos pícaros con una simple ecuación: invertir en la compra de votos, lograr la diputación y, ya en el puesto, reponerse con creces. La enajenación ha llegado a tal punto que ya no nos importa, mientras esos miserables se hartan de ese dinero que debiera invertirse en la desnutrición crónica, la infraestructura en salud, la ampliación y mejora en la educación, la apertura de trabajo a los más necesitados.

La situación actual con la pandemia encima, debiera concientizarlos como ha sucedido con los burócratas de otros países que se han bajado medio sueldo, eliminado las dietas y otros beneficios. Al contrario, ahora reparten con la cuchara grande empréstitos, diz que para paliar la situación, que adeuda más a nuestros hijos y asaltan el presupuesto nacional, acompañado de oscuros procedimientos en donde no se ve la claridad en sus ejecuciones.

Por eso, como dice un amigo de Huité, parece una tontera pero no lo es, porque el deterioro del país nunca se va a resolver si seguimos aceptando que esos parásitos ejerzan el poder. Ya ha probado un nuevo Partido que daba esperanzas, pero parece que se ha perdido y difuminado en lontananza, o ya lo han corrompido entre las huestes del oprobio que significa el Organismo Legislativo.