Lunes 1 DE Junio DE 2020
Cartas

El himno a la alegría

Fecha de publicación: 20-05-20
Por: César Vásquez Becker / dpi 2557816440101

El 9 de mayo cumple 215 años de fallecido el célebre dramaturgo, poeta, escritor y filósofo Friedrich von Schiller, autor del famoso poema Ode an die Freude (Oda a la alegría), que fue incorporado por Ludwig Van Beethoven al cuarto y último movimiento de la Sinfonía No.9. Schiller y Wolfgang Goethe son los dos escritores clásicos alemanes del romanticismo. Su amistad fue perpetuada en una estupenda escultura que se encuentra en Weimar, Alemania. Pues bien, desde que Beethoven conoció el poema de Schiller comenzó a estudiar la forma de musicalizarlo y de agregarlo con un grupo coral al último movimiento de su majestuosa sinfonía, haciéndole, eso sí, una modificación personal al inicio del poema, así: “Oh Freunde, nicht diese Töne sondern lasst um angenehmere amstimmen und freundenvollere! Freude! Freude!” (Oh amigos, no estos sonidos! En lugar de eso, encontrémoslos más placenteros y más alegres! Alegría! Alegría!) Pero, a mi juicio, con esa innecesaria estrofa se alteró el poema original, porque el párrafo carece del lirismo propio de Schiller y no encaja apropiadamente en el corpus del poema. Y es que Beethoven fue un excelso compositor y músico, más no un poeta. Sirve eso como justificación al insípido aporte del genial músico a la oda de Schiller? Tal vez no! Como quiera que sea, la sinfonía No.9 de Beethoven sigue siendo grandiosa y la oda de Schiller cantada en su último movimiento apoteósica y emotiva, y no será superada en ninguna otra pieza musical clásica.