Sábado 19 DE Septiembre DE 2020
Cartas

Longevidad

Fecha de publicación: 12-02-20
Por: Raúl García Salas Hernández / DPI 1665 66551 1604

Al leer los periódicos y ver los noticieros televisivos, notamos la gran cantidad de personas de ambos sexos, fallecidas en forma trágica que a diario llenan los camposantos o las fosas comunes como XX, según el caso y que lógicamente no podrán jamás llegar a cumplir con la misión que el Creador les encomendó en esta vida, entre las cuales la procreación y la conservación de la especie son unas de ellas. Lo anterior viene a cuento al leer del fallecimiento de un gran actor como Kirk Douglas, quien falleció un día después de haber cumplido los 103 años y el asistir al velatorio del padre de una culta y querida amiga que nos abandonaron el mismo día, dejando el consabido vacío familiar. La esperanza de vida subió de manera importante a lo largo del siglo pasado sobre todo después de los años cincuenta, pasando de 47 en 1900 a 79 a finales de siglo, encontrándose siempre cifras mayores entre las mujeres. Se sabe que los japoneses, seguidos por estadounidenses y franceses, son los habitantes de mayor longevidad y entonces llama a la reflexión cuál o cuáles pueden ser los factores que permiten a esas personas vivir mucho, incluso más de cien años, ya que las estadísticas demuestran que encontrar una persona mayor de 125 años podría ocurrir 1 en 10 mil. No cabe duda que hay que tomar en cuenta factores genéticos, raciales, socioeconómicos, culturales, nutricionales, de hábitos de vida como fumar, sueño, ejercicios, dietas saludables, etcétera; pero lo más importante va a ser el ambiente en que la persona longeva se desarrolle y la calidad de vida que que le toque vivir. Celebro a los centenarios que han sabido llevar una vida llena de dicha, satisfacciones, éxitos y triunfos y les deseo una todavía larga vida mientras sus condiciones cognitivas, de movimiento y de adaptación social y familiar sean lo suficientemente aceptables para seguir viviendo y valga la pena la lucha. Con todo respeto y cariño.