Viernes 21 DE Febrero DE 2020
Cartas

Arbeit macht frei

Fecha de publicación: 01-02-20
Por: César Vásquez Becker / DPI 2557 81644 0101

Hace 75 años se desmanteló el campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia. Inmensa y macabra fábrica del mayor genocidio del Siglo XX. Sobre la enorme puerta de hierro de la entrada se leía la famosa frase ARBEIT MACHT FREI con letras forjadas en hierro. La frase en español significa literalmente: “EL TRABAJO HACE LIBRE”, que también puede ser traducida como “EL TRABAJO LIBERA”. En medio de la puerta dos rieles corrían paralelamente hasta unirse a lo lejos, en la perspectiva, frente a los enormes barracones grises del campo. Allí se detenían los trenes y bajaban su cargamento de hombres, mujeres, ancianos y niños, que llegaban unos para realizar trabajo forzoso, y otros para morir, víctimas de la repugnante ideología nazi de la época. Fueron las tropas soviéticas las que finalmente entraron a Auschwitz, el 27 de enero de 1945. Y comenzó a hacerse pública la cruel matanza y el exterminio. Solo en ese campo, sin contar Dachau o Birkenau, ni los casi 50 campos más diseminados en Alemania y Europa, fueron asesinados más de 900 mil judíos, 75 mil polacos, más de 20 mil gitanos rumanos, unos 15 mil prisioneros de guerra soviéticos, y más de 15 mil ciudadanos de otras nacionalidades. No solo en la puerta de Auschwitz se encontraba la frase ARBEIT MACHT FREI, también en las puertas de entrada de Dachau y Birkenau. La estructura de hierro con la frase fue robada de la puerta de Auschwitz, que después de la guerra se convirtió en un museo. Supuestamente el motivo del robo fue económico. Pocos días después fue encontrada la estructura, cortada en tres pedazos. ¡Qué insensatez robar semejante emblema cargado de una historia tan cruel!