Lunes 6 DE Julio DE 2020
Cartas

Nombre primigenio de Guatemala

Fecha de publicación: 07-12-19
Por: Carlos Ramiro Asturias Gómez / DPI: 1775 89361 0101

El 24 de noviembre de 2014, Prensa Libre publicó un editorial titulado ¿TIERRA DE ÁRBOLES? (Sin duda tienen dudas por no conocer el origen primigenio del nombre y toda su transculturación).

Con relación al nombre primigenio de Guatemala, el cual a través del tiempo ha sufrido cambios por las traducciones hechas sin tomar en cuenta los valores culturales y lingüísticos, mucho menos los significados ancestrales.

Antes de la brutal conquista –invasión española, en toda mesoamérica (Antes se conocía todo el continente como Abya Yala), existían varios dialectos y algunos idiomas de intercambio: Comercial, cultural y de conquista, que chocaron con los significados de las variantes de los idiomas derivados del proto maya y después maya cholano del que devienen las variantes idiomáticas actuales.

El idioma Maya (Conocido como Maya Cholano) después de la gran diáspora Maya al colapsar la época Maya clásica, se fragmentó la etnia Maya en lo que hoy es Guatemala, en 23 grupos culturales e idiomáticos, por influencia Tolteca y Tlaxcalteca (Quienes ya habían conquistado y transculturizado a los Aztecas) adquirieron hegemonía e impusieron su señorío lingüístico a los k’iche’s, con su brazo armado los kaqchikeles, especialmente sobre los Tz’utujiles y los demás pueblos circunvecinos, descendientes de los Mayas Clásicos.

Por la misma influencia de los Toltecas y Tlaxcaltecas, los Mayas peninsulares dejaron de ser gobernados por los más sabios y empezaron a ser gobernados por los más fuertes y se convirtieron en pueblos guerreros como se evidencia en los cambios de las ciudades Mayas de toda la península de Yucatán.

Todos estos pueblos comerciaban entre sí utilizando el náhuatl, como lenguaje comercial, es por eso que los conquistadores españoles, traían cargadores, mercenarios y traductores Toltecas y Tlaxcaltecas que conocían los idiomas de la región esa es la razón por la que todos los nombres del altiplano guatemalteco tienen traducciones nahoas, sin conservar sus nombres primigenios ejemplos:
Huehuetenango (Lugar de Huehuetles o troncos sonoros (Relacionados con el Tun Kul y la verdadera marimba Maya)

Quetzaltenango, Mazatenango, Chimaltenango, etcétera, con los locativos: Tenango.
Otras variantes tienen locativos o terminaciones tlan, Tectitlán: Amatitlán, Atitlán, Zapotitlán, Acasaguastlán; o Pan: Guazacapán, Zacapán (Zacapa), Tecpán, Tercpán Cuahtlimallan, etcétera.

Pero el colmo fue la mala traducción de IXIMCHÉ, en donde se fundó la primera villa española del reino de Gohatemala, cuyo nombre IXIMCHÉ, traducido al náhuatl, fue Tecpán Guahtlimallan, nombre que tiene varias acepciones o significados, y que ni siquiera se parece a Guatemala pero todos significan tierra o lugar de los muchos árboles.

El nombre que le siguieron dando los españoles al reino, terminaba en Gohatemala, como aparece en el acta del último traslado de la capital del reino, en donde en el acta de Martín de Mayorga se lee “Nueva Gohatemala de la Asunción”, quien cambió esa letra en el nombre colonial por el nombre moderno de Guatemala está perdido en la bruma del tiempo.

La propuesta que he hecho desde el año de 1980, de cambiar el nombre de la república, no es un simple cambio de letra, sino es un estudio etnolingüístico república de Guatemaya, capital Guatemala, con lo que no se pierde identidad y logramos dos cosas muy importantes:
a) Que los capitalinos, no seamos básicamente los guatemaltecos.
b) Constituye un claro reconocimiento que somos una república mayoritariamente maya y constituye un merecido reconocimiento a una de las más importantes y enigmáticas culturas del mundo.