Jueves 5 DE Diciembre DE 2019
Cartas

¡Ah, Congreso!

Fecha de publicación: 03-12-19
Por: Jorge Rivera del Águila / DPI 1770 67772 0101

Las alianzas público-privadas son, quizás, el único medio para que el país pueda lograr avances en el tema de la atrasada, lamentable y vergonzosa infraestructura básica que la Guatemala de hoy día urgentemente necesita. Todos sabemos por qué. Entre los proyectos urgentes de infraestructura vial destaca la autopista Escuintla-Puerto Quetzal, proyecto que el Honorable (¿?) Congreso rechazó, “in limine”, pues de entrada lo tiró a la basura o a la taza del inodoro como indeseable, por razones que solo ellos, los señores diputados, nos podrían explicar. Pero esto es algo que no podemos esperar, porque la secretividad y la oscuridad en el funcionamiento del Legislativo están a la orden del día, así como la falta de transparencia y ausencia de diálogo abierto, de discusión y debate y dar cuenta a la población del porqué de las decisiones que se adoptan. El Poder Legislativo debe ser garante de una democracia, pero la forma nefasta en que se conduce nuestro Congreso, con razón puede decirse que nuestra democracia es solo de fachada, que es solo de nombre y que son los integrantes de ese Organismo, los responsables únicos de esa situación, pues se posicionan más como enemigos de la ciudadanía, que como representantes dignos y legítimos de la misma.