Jueves 14 DE Noviembre DE 2019
Cartas

Los últimos baluartes

Fecha de publicación: 12-10-19

GUSTAVO ADOLFO CHACÓN FIGUEROA / DPI 1730 79903 1901

La estrategia meticulosamente planificada por los que se empecinan en mantener el statu quo a como dé lugar, y ejecutada lealmente por los que integran el conocido pacto de corruptos, ha ido socavando paulatinamente los cimientos sobre los que descansa la institucionalidad republicana. El acoso hacia los pocos frentes que resguardan la dignidad de la nación se mantiene en constante actividad. Quieren el control total para que siga reinando la corrupción y la impunidad. Endebles honestidades son zarandeadas con el tintinear de las monedas y las convierten en agentes incondicionales de la traición. Afortunadamente todavía hay bastiones de reserva moral que le hacen frente al cinismo, a la desfachatez, a la inmoralidad, a la prepotencia y al abuso. Para los guatemaltecos honrados y honestos, la Corte de Constitucionalidad, con una comprensible excepción; la Procuraduría de los Derechos Humanos, los jueces Gálvez y Aifán, algunas organizaciones de la sociedad civil y la prensa independiente, representan ese hálito que alumbra a la esperanza para que nuestro país no continúe su marcha hacia el abismo. Así como hay razones para la indignación y el pesimismo, también debe haberlas para el optimismo y la esperanza, porque no hay mal que dure cien años, y más temprano que tarde la justicia brillará en Guatemala. Que así sea.