Sábado 21 DE Septiembre DE 2019
Cartas

Una gran experiencia nacional e internacional

Fecha de publicación: 07-09-19

CÉSAR LEONEL MEJÍA RODRÍGUEZ / DPI 1876 03146 0101

La CICIG está finalizando su mandato en el país, luego de que el gobierno de Jimmy Morales y los sectores que lo apoyan, no pidieran una ampliación de la Comisión pese a que más del 70 por ciento de los guatemaltecos apoyan el trabajo de la misma en contra de la corrupción, el crimen y la impunidad. Agradezco en especial el trabajo de los últimos dos comisionados y de todos los profesionales que estuvieron en la CICIG durante sus 12 años de existencia. Queda una huella de su gran trabajo y entrega. Algo que los guatemaltecos no olvidaremos. En lo personal, aunque estuve de acuerdo en la necesidad de instalar la CICIG en 2007, en los primeros tres años de la Comisión fui crítico con su actividad, pues el primer comisionado Carlos Castresana, hablaba mucho, pero se le veía poco trabajo, no había persecución de estructuras mafiosas, solo a individuos y demasiada intervención política en el Congreso y en las Cortes y amenazaba a la prensa, bajo el auspicio de algunos políticos que propiciaron el nacimiento de la Comisión. Castresana tuvo que irse y tras su salida, el trabajo de los profesionales de la CICIG comenzó a salir. Y ahora sí, comenzaron tocando estructuras de sicarios. No hubo sector que quedara intacto ante el trabajo de la CICIG. Y eso abrió los ojos y la consciencia de la sociedad guatemalteca como nunca antes y apoyó a la CICIG y la sigue apoyando. No podemos echar en saco roto todo este trabajo de los últimos 10 años.