Martes 17 DE Septiembre DE 2019
Cartas

Lactancia Materna, una deuda con nuestra niñez, ¡Ahora es el momento!

Fecha de publicación: 24-08-19

MARITZA DE VILLATORO / DPI 2455 05016 2206

Este es el Lema del IV Congreso Nacional de Lactancia Materna en Guatemala a llevarse a cabo los días 29 y 30 de agosto 2019 de 8 a. m. a 2 p. m. en el Colegio de Profesionales, promovido por La Liga de La Leche Materna de Guatemala, y avalado por INCAP, Colegio Médico, IBFAN, WABA, Asociación Pediátrica y Asociación Perinatal y Neonatal de Guatemala.

Si fueras un niño por nacer, estoy segura que te gustaría encontrarte al llegar al mundo con el rostro de tu madre, su calor, su mirada y su leche perfecta y tibia que continuara el alimento en el vientre y además te inmunizara contra los peligros a tu salud y a tu vida en esos momentos vulnerables (aunque nazcas en el césped, en tu casa en el Hospital Nacional de Jutiapa, en el IGSS o en un hospital de lujo que huele a rosas). Eso debemos a la niñez, una acto sencillo, accesible y factible; en lugar de eso ellos son separados de sus madres, ¡y se les recibe con una leche de otro mamífero! ¡Es en serio! ese regalo lo reciben muy pocos y millones se mueren si esto no ocurre. La continuidad de la lactancia se pierde también, esa hora sagrada (así se llama) hace que el mamífero se pegue en un vínculo perfecto con su madre y se despierten millones de neuronas en su cerebro, se fortalezca como una roca su sistema inmune para siempre y su capacidades emocionales como la autoestima y el el valor se queden con él o se pierdan irremediablemente. Si fueras un niño de 2 o 3 o más años te gustaría ser feliz y sano con este regalo también, disminuirías las posibilidades de desnutrirte, enfermarte o morirte, la leche es buena todo el tiempo. ¿Tengo que repetir que todo depende del valor que le demos a este acto? No podemos seguir ofreciendo a nuestros niños otro alimento que no sea la leche humana, sencillamente NO PODEMOS… tenemos que pagar la deuda que por generaciones tenemos con ellos.