Lunes 21 DE Septiembre DE 2020
Cartas

Elogio a una traición

Fecha de publicación: 16-08-19
Por: César Vásquez / DPI 2557 81644 0101

En la sección Oculta de elPeriódico, de fecha 8 del mes curso, apareció la nota “Kafka, en Israel”, en la que se comenta que, luego de una larga batalla legal y después del fallo judicial, casi toda la obra literaria sin publicación que dejó Kafka al morir, se encuentra reunida en la Biblioteca de Israel.Antes de su muerte, Kafka le recomendó epistolarmente a Max Brod, no solo íntimo y querido amigo sino también su editor, que después de su desaparición quemara todos sus trabajos literarios guardados. Entre los libros de mi biblioteca se encuentra este: Franz Kafka, Der Dichter über sein Werk de Erich Heller y Joachim Beug, editado por Deutscher Tashenbuch Verlag en 1977.

En la página 157, se halla el Max Brods Bericht über Kafkas Letzwillige Verfügung (Informe de Max Brod sobre la última decisión testamentaria de Kafka), informe en el que el editor hace constar que no ha encontrado en el escritorio de Kafka ningún testamento, sino solo una hoja de papel escrita a mano con tinta negra, dirigida a su nombre, que contiene las instrucciones precisas para que, después de la muerte del escritor, proceda a incinerar y destruir todo el material literario en su poder, y el que se encuentre en poder de cualquier otra persona. Pero Max Brod no cumplió con el deseo de Kafka. No incineró ni una sola hoja del material que tenía en custodia y, al contrario, publicó algunos de los trabajos, entre ellos las dos famosas novelas Der Prozess, y Das Schloss, (El Proceso, y El Castillo) obras de gran importancia en la literatura universal y que, de haber cumplido Brod con el deseo de Kafka, habrían desaparecido del universo literario. Muchos años después, cuando se habló abiertamente de la traición efectuada, Max Brod se defendió y la negó diciendo que las instrucciones no tenían base legal testamentaria, y que se trataba solo de una simple recomendación epistolar no vinculante. Pues bien, si más de algún lector considera como yo, que sí hubo traición, que ¡Viva esa traición! que nos permitió acceder a dos otras importantes obras literarias de Kafka, además de su conocidísima Die Verwandlung (La Metamorfosis) y de otras narraciones y trabajos más que sí fueron publicados durante su vida.