Martes 20 DE Agosto DE 2019
Cartas

De aviones, razones y sinrazones

Fecha de publicación: 16-07-19

RUDOLF OTTO RINZE DE LEÓN / DPI 2608 21152 0101

Por lo visto, para la Defensa de la nación, el año 2019 ha sido uno de afanes por levantar el ritmo de las tareas que competen a los brazos Aviación y Marina.

En cuanto al tema aviación, ello reflejado a través de los medios de comunicación, al divulgar, a su mejor saber y entender, información captada o recibida de las fuentes originales. Pero estas no siempre tan abiertas o veraces como, en aras del más preciso conocimiento de hechos y circunstancias, sería lo deseable. Tal el caso de “adquisiciones” (si no compras) de aeronaves, priorizadas para reactivar lo que resulta hoy inoperante, al no contar la Fuerza Aérea de Guatemala, FAG, con aviones interceptores por un lado y de transporte por el otro. Según se aduce, debido esto al estado de inefectividad a través de los años, por carencias presupuestarias que no han permitido las necesarias disponibilidades para un adecuado mantenimiento, renovación o actualización.

De ahí pues, la notoria presencia estática o de simple exhibición, en pistas de la FAG, de aeronaves que de otra manera, podrían continuar con la prestación de múltiples servicios a la nación. Entre aquellas, varios Douglas C-47 de transporte, los que en la década de los años de 1990, fueron sometidos a una renovación completa, (la conversión a Basler BT67), abarcando desde la sustitución de los dos motores originales reciprocantes (o de pistones) por modernos turbo-hélice, hasta la remanufactura de alas y cabinas, ampliando la capacidad de carga y de pasajeros; para estos, de un cupo original máximo de 24 a 38 asientos. Trabajos a cargo de “Basler Turbo Conversions”, en Wisconsin, Estados Unidos. En aquellas fechas, a un costo por avión, de alrededor de 4.5 millones de dólares americanos.

Ahora viene la pregunta: ¿Por qué no parece haber decisión en habilitar los inoperantes Douglas C-47, hoy Basler BT-67? En cambio, hace pocos meses fueron adquiridos varios Cessna Caravan, monomotores, con capacidad máxima cada uno, de ocho a 10 pasajeros. En referencia a los tipos de aviones interceptores, desde finales de la década de 1960, la FAG contó con jets Cessna A-37 (hoy día en desuso, uno “decora” la Avenida de las Américas). En cambio, la Fuerza Aérea Salvadoreña aún utiliza varios aparatos de este mismo tipo, en tareas de interdicción en su espacio aéreo. Aparte otras consideraciones, sigo en razón a quienes consideran: que en esto debiera recibirse la asistencia del gobierno de Estados Unidos, como socio que es en la lucha contra el narcotráfico. Recordemos que pocos años ha, la DEA entregó a la FAG varios helicópteros Bell 412… y en el caso de los A-37, estos igualmente fueron cedidos por el gobierno estadounidense, en las décadas 1960-1980.