Sábado 21 DE Septiembre DE 2019
Cartas

El bingo electoral

Fecha de publicación: 26-06-19

RAÚL GARCÍA SALAS HERNÁNDEZ / DPI 1665 66551 1604

Cuando se calificaron de atípicas las actuales elecciones, creo que las estaban calificando bien, pues a la luz de los resultados preliminares, según datos del tribunal supremo electoral (con minúsculas) hay una disconformidad enorme en todos los sectores, hablando de fraude y de repetir el proceso, aduciendo una y más anomalías que ocurrieron después del envío de las cajas conteniendo las papeletas y el recuento, con resultados diferentes entre las actas de las diferentes mesas y los datos electrónicos proporcionados siempre en forma preliminar por el Tribunal.

Haciendo una comparación entre el universo de papeletas que representan nuestra decisión ciudadana de votar por una u otra planilla para los diferentes cargos que se sometieron a elección de los votantes empadronados y una empresa, es válido pensar que lo que procede es una auditoría técnica, llevada a cabo por una firma completamente al margen de la empresa encargada de hacer la digitación y el conteo final para que todo el pueblo de Guatemala, se sienta satisfecho y no frustrado ni mucho menos burlado por los datos expresados. De esa manera podría evaluarse si realmente existieron anomalías en el recuento de los votos y si la Junta Receptora de Votos y el Presidente de cada una de las mesas colocadas en los diferentes centros de votación cumplieron con su trabajo, lo cual sería de esperarse y si fue la parte electrónica la que falló o fue amañada de adrede. Aquí es donde debiera actuar de oficio el Ministerio Público por medio de la Fiscalía de Delitos Electorales, cuyo jefe renunció justamente antes de los comicios del domingo 16, sin esperar las demandas de los grupos de ciudadanos expectantes para que todo el proceso sea transparente.