Domingo 22 DE Septiembre DE 2019
Cartas

Desventura Electoral

Fecha de publicación: 20-06-19

CÉSAR LEONEL MEJÍA RODRÍGUEZ / DPI 1876 03146 0101

El resultado de las elecciones generales 2019 es una desventura para Guatemala. Se ha definido que la segunda vuelta o balotaje será entre la candidata de la UNE Sandra Torres y el candidato de Vamos Alejandro Giammattei. Y a pesar de que Thelma Cabrera ocupó un importante cuarto puesto, dado su origen político y social, sobre todo a los candidatos Giammattei y Edmond Mulet y a muchos partidos que lograron pequeñas bancadas en el Congreso, les hicieron el favor. Porque al sacar de la elección a tres candidatos presidenciales que eventualmente podrían haber punteado bastante, como Thelma Aldana, Zury Ríos y Edwin Escobar, prácticamente les regalaron estos resultados. De haber participado los tres candidatos mencionados, seguramente no habrían tenido casi ninguna oportunidad partidos como el Humanista, Bien o Winaq. Solo Sandra Torres y la UNE tenían capacidad verdadera para llegar a segunda vuelta y tener una bancada importante en el Congreso. Y la verdad que a los candidatos descartados, lo hicieron por puros formalismos, cuando se supone que si recibieron su finiquito en algún momento, tendría validez todo el proceso electoral. Y a Zury Ríos le aplicaron el Artículo constitucional 186 ahora, cuando participó en 2015. El problema es que los sectores políticos y económicos de poder, aunque se regocijan en descartar candidaturas, no entienden que eso a la larga, afecta la legitimidad de las nuevas autoridades elegidas, pues no son plenamente reconocidos ni aceptados por toda la sociedad, lo que afecta la gobernabilidad. Pero el ascenso de Thelma Cabrera del MLP, es un aviso para los sectores de poder. Con todo, es buena noticia que lleguen al Congreso diputados profesionales que han participado en la lucha anticorrupción como en el caso de Semilla, y también ha resultado importante que se ha marcado el rechazo al gobierno de Jimmy Morales, su candidato Estuardo Galdámez quedó en posición marginal y logró pocos diputados. Y otros candidatos como Julio Héctor Estrada de Creo y Fredy Cabrera de Todos, han perdido de manera lapidaria la elección. El fracaso de Jimmy Morales como presidente y de su partido FCN-Nación ha quedado patente y ni Otto Pérez Molina tuvo una caída tan grande.