Viernes 19 DE Julio DE 2019
Cartas

Ciudad al borde del caos

Fecha de publicación: 15-06-19

LIC. JORGE MARIO ARRIAZA / DPI 2182 13085 0101

En Prensa Libre del 5 de junio, se publicó la encuesta sobre la intención de voto para elegir alcalde de la ciudad capital este próximo 16 de junio, la cual informan se desarrolló “del 24 al 29 de mayo último en 93 puntos de la Ciudad de Guatemala y con una muestra de 506 personas”, cuyo resultado refleja una preferencia del 38.5 por ciento para el candidato y actual alcalde Ricardo Quiñónez, seguido por Roberto González con un 24.9 por ciento. Me extraña tal resultado, que la mediocridad del referido candidato, que representa la sucesión del “arzuísmo” en la alcaldía metropolitana, cuya gestión ha sido desastrosa para el desarrollo de la ciudad capital, pues nunca se tuvo la visión para aliviar el problema del tránsito que tiene totalmente congestionada la ciudad a toda hora, amenazándola en convertirla a corto plazo en un gigantesco estacionamiento en sus principales calles y avenidas. El Transmetro funcionando a medias, pues no se logró que el mismo llegara a los municipios dormitorios, sin plantear opciones de mejora, tales como: proponer horarios diferenciados para el ingreso y salida de los trabajos, las escuelas y colegios, habilitar la línea férrea para uso de un tren saliendo de la zona 21, pasando por las zonas 12, 8, 4, 1, y finalizando en la zona 18.

Además el eterno problema del suministro de agua regular a todas las zonas y barrios, transformando dicho servicio en un rentable negocio (ignorando quiénes son los favorecidos), pues ahora la misma se vende sin restricción algunas en camiones cisternas. Si a lo anterior, agregamos el problema de la basura jamás resuelto y sin soluciones a la vista, la desenfrenada autorización de licencias para construcción de edificios de apartamentos y oficinas, que al estar ocupados harán colapsar los pocos y malos servicios existentes (agua, desfogue de aguas pluviales y residuales, incremento del tránsito vehicular) y para “el postre” el oscuro manejo de los fondos municipales a través de los fideicomisos que no permiten su fiscalización.

Así que invito a reflexionar, analizar y recordar a los electores capitalinos para elegir entre otras opciones, sugiriendo –sin ningún interés– al arquitecto Álvaro Véliz o al periodista Gonzalo Marroquín, ellos y sus respectivos equipos pueden cambiar la gestión municipal y salvar nuestra ciudad, de lo contrario después será demasiado tarde…