Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Cartas

Así como la cocaína atrae al adicto, el poder al político

Fecha de publicación: 15-05-19

MARCO GARCÍA / DPI 1949 92918 0101

Me he preguntado muchas veces ¿Por qué al que le gusta la política, aunque le haya ido mal (¿?) en ella, vuelve a insistir? Porque es una adicción, y al igual que a cualquier adicto, va a la fuente que alimenta su adicción. Pero la política solo es un medio, la verdadera adicción es al poder, al tener como nunca lo ha tenido un individuo un poder, que ni con todo su dinero lo podría haber conseguido (ejemplo, el millonario al frente ahora de la Casa Blanca). Dice un refrán que “el poder embrutece, y el poder absoluto, embrutece absolutamente”. Entonces no es de asustarse que un individuo “aparentemente normal” en situación de poder, haga cada estupidez que no logramos entender. Llegar al poder no es fácil, “se vende hasta el alma al diablo”, y después de eso, qué más no puede hacerse.