Jueves 20 DE Junio DE 2019
Cartas

El caso UNE

Fecha de publicación: 16-02-19

CÉSAR LEONEL MEJÍA RODRÍGUEZ / DPI 1876 03146 0101

La candidata presidencial del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Sandra Torres, ha sido acusada formalmente de recibir financiamiento electoral ilícito o no registrado durante las elecciones de 2015. En ese entonces su compañero de fórmula era un empresario y exfuncionario del Partido Patriota, quien dio ese dinero no reportado que alcanzó la cifra de 19 millones de quetzales. Independientemente de cualquier situación, es un hecho que la UNE perdió el norte desde hace tiempo. Fue el partido político con mayor representatividad en el país durante los últimos 15 años y el único que se identificaba con una ideología clara, la socialdemócrata, lo que le llevó a ser parte de la Internacional Socialista. Y aunque durante el gobierno de Colom impulsó programas sociales reunidos en el Consejo de Cohesión Social, el cual siempre fue cuestionado como un gabinete de gobierno paralelo, se perdió entre las ambiciones desmedidas de la señora Torres. Fracasó su candidatura en 2011 cuando intentó defraudar la ley con un divorcio pactado, en 2015 recibió financiamiento ilícito y sobre todo, la UNE se evidenció como un partido corrupto como todos los demás actualmente representados en el Congreso, cuando apoyó las reformas legales que conmutaron penas a graves delitos en 2017, para salvar de la cárcel a políticos acusados o ya condenados por corrupción y otros delitos. También la acusación contra Colom y sus funcionarios por el caso Transurbano, y luego su aprobación tácita a todos los desmanes del gobierno de Jimmy Morales contra la CICIG, a favor de los corruptos. Triste final para el último partido político que tuvo una importante base social en el país. Y que la señora Torres y los miembros de su partido implicados, enfrenten a la justicia.