Viernes 20 DE Septiembre DE 2019
Cartas

Dime con quién andas…

Fecha de publicación: 16-02-19

LUIS VALLEJO / DPI 2650 50006 0109

En política significa mucho el tipo de personas que acompañan en los vericuetos de la misma a una persona que, como en el caso de la ex-Fiscal General Thelma Aldana, tiene grandes posibilidades de ser la lideresa de la nueva política de nuestro sufrido país. Viene al caso, cuando por las rendijas de los medios, le está manifestando su apoyo el pillo de Portillo. El demagogo, cínico y descarado de Alfonso Portillo Cabrera, estudiante de izquierda en la Usac, democratacristiano en la política nacional y Presidente de la República por el partido más derechista de nuestra época actual, no ha perdido tiro. Delincuente confeso, expresidiario, con cuentas aún pendientes y un manipulador muy inteligente, tan listo, que sabe que hablando bien de una candidatura de triunfo posible, gana puntos con la gente que aún le cree. Sin embargo, en la conformación del movimiento político que la acompañe, debe tener mucho cuidado, no si son de izquierda o derecha, como lo andan pregonando quienes la quieren desgastar, sino cuidar que los candidatos a Concejos Municipales, alcaldes, diputados sean personas honestas, honradas, no corruptibles porque, que hay pícaros, oportunistas y viendo dónde hay para sacar su tajada, los hay. Y no habría mayor daño que perderle la confianza, si no le presta atención a ese riesgo. Nuestra sufrida Patria tiene una oportunidad histórica de no ser defraudada como nos lo ha venido demostrando el actual Presidente farandulero, o el manos largas, perdón, mano dura de inquilino en el Zavala, o el sombrío y taciturno chofer gubernamental de doña Sandra, que, así como el susodicho pillo de Portillo, solo nos dejaron decepciones, sinsabores, pobreza y miseria.