Domingo 13 DE Octubre DE 2019
Cartas

Venezuela

Fecha de publicación: 09-02-19

JORGE RIVERA DEL ÁGUILA / DPI 1770 67772 0101

Cuando Hugo Chávez se dio cuenta que le quedaba poco tiempo de vida debido a la enfermedad terminal que padecía, buscó a un sucesor y eligió a dedo a Nicolás Maduro como tal, manifestando a su camarilla, la que le obedecía como a un dios, que colocaran a Maduro en el poder; en esa forma el colombiano –se ha probado hasta la saciedad que Maduro es nacido en Colombia– llegó a ser Presidente de Venezuela. Maduro encontró a muchas gentes felices y entusiastas porque acababan de terminar los buenos tiempos de vacas gordas, los de los precios altos del petróleo, durante los cuales ingresaban cantidades enormes de dólares a las arcas del gobierno venezolano.

Al mismo tiempo que Chávez le daba cosas a la gente pobre para tenerla contenta, cosas muchas veces valiosas como viviendas, expropiaba a su antojo y capricho bienes de toda clase a la gente que sí tenía medios, muchas veces expropiando inmuebles valiosos y empresas, hasta sumir la economía en un nivel tan bajo como nunca antes se había visto en Venezuela. Los bienes expropiados quedaron a merced de funcionarios voraces y ávidos de enriquecerse, las empresas quedaron mal administradas y con nula o pobre producción. Terminaron los tiempos de los buenos precios del petróleo, el gobierno se vio en dificultades y sobrevino, como tenía que ser, el desabastecimiento y el hambre.