Domingo 13 DE Octubre DE 2019
Cartas

“El que habla de la pera, es porque comérsela quiere”

Fecha de publicación: 08-02-19

TULIO GARCÍA ESCOBAR / DPI 1949 92918 0101

Para entender la conducta humana tanto individual como en grupo, recurrimos a la academia: Psicología, Antropología, Sociología, Psiquiatría, Medicina Forense, etcétera. Y no nos asustemos de las tonterías que hacemos ocasionalmente, porque conductualmente –mental y/o moral– hablando no hay humano perfecto. Esto no quiere que lo que hagamos no cause problemas a uno y/los demás, más cuando somos personalidades públicas con poder y el daño a toda una población puede ser grande, como lo han sido los dictadores poderosos de la historia, como Nerón, Hitler, Mussolini, Franco, Stalin, etcétera, y otros no tan poderosos pero siempre dañinos como los que hemos tenido nosotros los guatemaltecos. Detrás de personalidades que se presentan como muy moralistas pueden ocultarse muchas cosas, porque casi siempre son mecanismos de defensa hacia rasgos de la personalidad que se escondieron tras una educación rígida e hipócrita de los padres. Tal es todo lo que quiere hacerse con la famosa marcha o procesión de la Santa Vulva, que ha despertado a ciertas personalidades y grupos, queriendo hacer de una parte del cuerpo tan importante como otras, como la mala de la película. Y fue el Cristianismo que llenó de tantos prejuicios a la sexualidad y reproducción. Y recordemos una frase del famoso psicoanalista vienés, perseguido por sus revolucionarias ideas por el nazismo, S. Freud, que dice: “El sexo es la trampa de la Naturaleza para garantizar la reproducción”. Muchas mujeres que defienden las ideas de un diputado de querer utilizar esta procesión para dañar al Procurador de los Derechos Humanos, no se dan cuenta que todo lo que se habla de mal sobre la sexualidad y el aparato reproductivo femenino es una ofensa y denigración a sus cuerpos, una actitud del patriarcado que la ha mantenido sometida por siglos. Y quiero terminar con esta frase popular: “El que habla de la pera, es porque comérsela quiere”.