Viernes 19 DE Abril DE 2019
Cartas

Cómo continuar la lucha contra la corrupción

Fecha de publicación: 07-02-19

CÉSAR LEONEL MEJÍA RODRÍGUEZ / DPI 1876 03146 0101

Tras el desmantelamiento y cierre de la CICIG en Guatemala, de manera forzosa y contrariando la Constitución y el Derecho Internacional, el ex-Secretario de Estados Unidos, William Brownfield calificó esos hechos como un desastre en Guatemala para el Estado de Derecho. Lo cual se ha venido a magnificar con las declaraciones del Secretario de Inteligencia de Guatemala de que los jeeps donados por Estados Unidos para la lucha antinarcóticos, deberían ser devueltos a ese país, lo que fue calificado por la congresista Norma Torres como de que Guatemala ya no es un socio confiable en la lucha contra el crimen organizado. Definitivamente el mensaje es que no hay compromiso para combatir al crimen y la corrupción enraizados en el Estado. Y aunque las reacciones han sido un poco lentas y tardías, pero se van dando poco a poco y eso de una o de otra manera, impactará negativamente al país. Ni Estados Unidos, ni la Unión Europea, ni el continente americano representado en la OEA, ni Naciones Unidas, ni otros países donantes de la CICIG, están satisfechos ni convencidos de que Guatemala esté haciendo lo correcto. Lo más que hacen es decir que Guatemala puede no tener a un organismo internacional, pero eso no significa que olviden lo principal, que es la lucha efectiva contra la impunidad. Y más aún, cuando el Gobierno de Guatemala no hace ninguna propuesta alternativa en el combate a la corrupción y se ha dedicado a desmantelar instituciones clave en esa lucha, como la Policía Nacional Civil y la Fiscalía Especial Contra la Impunidad. Y aunque el Presidente del Congreso Álvaro Arzú Escobar pidió revisar las relaciones con la ONU y ese parece ser el deseo del gobierno guatemalteco, hay que recordarles que Guatemala no puede renunciar así por así a sus obligaciones internacionales, ni ignorar tratados de Derechos Humanos a su conveniencia.

Etiquetas: