Sábado 24 DE Agosto DE 2019
Cartas

El Presidente es un peón dentro del ajedrez

Fecha de publicación: 29-12-18

GUILLERMO CASTILLO

En Guatemala, la estructura militar invisible es quien ordena, controla y decide el actuar del peón y presidente de Guatemala Jimmy Morales. Ellos tienen claro que Jimmy ejecutará sus instrucciones al pie de la letra sino quiere verse en la vergüenza de asuntos inmorales o ilícitos administrados por la SAAS. Para quienes no lo han entendido, la batalla real no es con Jimmy, él es solo un tonto útil, la reina en este juego es otro. En este juego de ajedrez maquiavélico, los Ministros, Viceministros, Secretarías, Direcciones son piezas sacrificables y cuyo nombramiento depende de cuánta tajada pasan a los invisibles que coordinan desde SPA desde 2015. Podemos estar claros que las denuncias en medios de comunicación “x, y, z” rara vez llega a tribunales y mucho menos a condena. De cien casos denunciados, solo tres podrán atrapar el sistema de justicia guatemalteco (Ministerio Público y cortes), el 97 por ciento se quedará en impunidad y ganancia neta de corruptos.

Tal parece que al senador Rand Paul, senador Mike Lee, senador Marco Rubio, senador Roger Wicker, representante Chris Smith les deberán responder a sus votantes por qué tienen más migrantes como vecinos en sus Estados, en especial de Guatemala y Honduras, donde la Industria Militar es la puerta de entrada y salida de migrantes hacia el norte. Tal parece que los staffers no hacen bien la tarea porque las derechas extremas de Centroamérica exportan migrantes y son opuestas a los intereses de EE. UU. que no quiere migración. Lo que los senadores Republicanos hacen al defender corruptos guatemaltecos es meterse zancadilla solitos porque están respaldando la migración ilegal. A los corruptos de Centroamérica les interesa seguir exportando migrantes para sostener el Producto Interno Bruto y el lavado de dinero de corrupción y narcotráfico mediante remesas familiares. Tal parece que a el senador Rand Paul de Kentucky le espera una invasión de huehuetecos y quichelenses gracias a su propia decisión de apoyar a corruptos guatemaltecos y escuchar solo un lado de la historia. Es un ilógico y un sin sentido, pero es la verdad.

Es decisión soberana del presidente Trump construir el muro físico en la frontera sur de EE. UU. Lo que sí es cierto es que se ha creado una pared invisible mucho más alta, rigurosa y difícil de cumplir en cortes migratorias. Lo malo es que sus amigos enunciados en esta columna le están enviando más migrantes al debilitar la lucha contra la corrupción en Guatemala. El resultado final será el doble o triple de guatemaltecos migrando a Estados Unidos en 2019 y 2020.