Lunes 10 DE Diciembre DE 2018
Cartas

Protección a la persona y a la familia

Fecha de publicación: 05-12-18
Más noticias que te pueden interesar

JORGE RIVERA DEL ÁGUILA / DPI 1770 677772 0101

Lo manda la Constitución, y cada vez que funcionarios toman posesión de sus cargos en nuestro país, vemos que levantan su manita derecha jurando defender, respetar y hacer cumplir la Ley fundamental, la llamada “Ley de leyes”. Pero en la mayoría de los casos, es solo espectáculo, solo fachada. Y por eso las cosas están como están en nuestras tropicales latitudes. La Constitución empieza diciendo, estableciendo, que nuestro Estado se organiza para proteger a la persona y a la familia y que su fin “supremo” es la realización del bien común. O es que a nuestros políticos les falta una educación cívica y valores morales, o simplemente es que no les importa porque sus objetivos son otros, al ocupar un puesto público, el afán de enriquecerse o por sentirse con “poder”. Retornemos en este muy breve comentario, al Prólogo constitucional, donde sus autores, después de invocar el nombre de Dios, afirman la primacía de la persona humana “como sujeto y fin del orden social, reconocen a la familia como génesis primario de los valores espirituales y morales de la sociedad y al Estado como responsable de la promoción del bien común”. Dos noticias recientes me hicieron recordar lo anterior, lo que debería ser el Estado de Guatemala y lo que en realidad es: la primera noticia, el hacinamiento inhumano de las cárceles y lo inhumano que es mantener durante muchísimo tiempo a seres humanos detenidos sin proceso. La segunda, el recorte del dinero por parte del Congreso para curar a los niños con VIH. Una “leidita” de parte de los funcionarios a lo más importante de la función que están obligados a desempeñar, no estaría nada mal.

Etiquetas: