Martes 18 DE Junio DE 2019
Cartas

Las víctimas del cambio climático y la indolencia del gobierno

Fecha de publicación: 12-10-18

Rodrigo Gaetani / DPI 2662 30881 0101

 

Los efectos del cambio climático son sensibles a escala planetaria: huracanes más poderosos; sequías más prolongadas, inundaciones e incendios forestales más severos y un largo etcétera. Es la venganza de la Tierra. Los síntomas de esa enfermedad planetaria que Lovelock nombra primate Maia disseminata, en la que los agentes patógenos somos los seres humanos.

 

Guatemala se encuentra entre los países más vulnerables ante el cambio climático y esto queda demostrado por el enorme reto que hoy afronta el Viceministerio de Seguridad Alimentaria –Visan–, para poder abastecer con granos básicos a las 300 mil familias que perdieron sus cosechas a causa de la canícula prolongada.

 

La postura del gobierno ha sido decepcionante, ya que en vez de asumir responsabilidades, ha culpado a los procedimientos establecidos en la Ley de Compras y Contrataciones por el retraso, tal como recoge un artículo de elPeriódico (28-09-2018). Además la reducción presupuestaria al Visan nos deja ver lo poco relevantes que estos problemas resultan. Esto teniendo en cuenta la alarmante cifra sobre desnutrición crónica, que afecta al 46.5 por ciento de los menores de cinco años, según la VI Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil.

 

Poco o nada le importan esas vidas al gobierno. Esto me hace recordar el concepto de Homo Sacer, una figura del derecho romano retomada por Agamben para nombrar a aquellos cuyas muertes no significan nada. La falta de medidas para mitigar los efectos del cambio climático en los pequeños productores, se traduce en amenazas a la seguridad alimentaria. Esta indolencia ante la miseria por parte del gobierno, revela la impunidad con la que se dejan abandonadas a su s(m)uerte a miles de personas.