Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Tenemos que vivir con aquellos de “Qué nada existe sin su contrario”

Fecha de publicación: 16-08-18
Por: Marco Tulio García Escobar / DPI 1949 92918 0101
Más noticias que te pueden interesar

Para poder transitar por esta vida la mejor forma posible y disfrutando todo lo que existe, tenemos que filosofar un poco (por cierto, muy interesante el artículo de Raúl de La Horra donde menciona a los analfabetos funcionales). Ya los filósofos de la Antigua Grecia hablaban de “La ley de los contrarios”, es decir que nada existe sin su contrario. Muy fácil de entender: ¿cómo sabemos que algo es “malo”, si no hay nada con que compararlo? Sabemos que existe lo caliente, porque conocemos lo frío, la bondad porque existe la maldad, la honradez y su contrario, la corrupción, y así podemos seguir mencionando ejemplos. Y más en un país como el nuestro donde los contrastes sociales son increíbles: gente con mucho dinero, y otros con muy poco, a veces sin nada que comer; políticos corruptos que no les importa todas las mentiras que dijeron para llegar al poder, se aprovecharon de la población ignorante, pobre, temerosa e ingenua. Tenemos gente con mucha educación (universitaria) y población que no sabe leer ni escribir (tal vez un 20 por ciento), además de los analfabetos funcionales (que son bastantes). Gastos en Ministerios, y la población sin seguridad y obligados a pagar seguridad privada (a manos de exmilitares y expolicías), sin salud, malas carreteras, tragedias “naturales”, que caen como “anillo al dedo” a los gobernantes, etcétera. Entonces si no queremos enfermarnos de la mente y el cuerpo al ver estos contrastes, tenemos que aprender a por lo menos controlar nuestra mente (muchas enfermedades corporales tienen origen mental, trastornos provocados por el medio ambiente social: estrés, depresión, ansiedad, paranoia e incluso locura). Y podemos mencionar frases como las siguientes: “No hay mal que por bien no venga”, “Lo que no lo mata a uno, lo engorda”, “Lo que no te mata, te hace fuerte”, “Los extremos son malos”, “La felicidad está en el punto medio”, “La perfección, solo El Creador”. Y por último, totalmente con Edgar Gutiérrez en su artículo titulado “En defensa de las libertades”.

P.D. La Novela Histórica una forma amena de aprender mucho sobre el ser humano, actualmente estoy leyendo una de 1991 y titulada “El Puente de Alcántara” del escritor alemán Frank Baer, habla sobre La Península Ibérica en los años 1063, lugar donde convivían cristianos, judíos y árabes con todos sus problemas de codicia y poder.

Etiquetas: