Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Cartas

Quo vadis Guatemala

Fecha de publicación: 02-08-18
Más noticias que te pueden interesar

Raúl García Salas Hernández / DPI 1665 66551 1604

 

La Guatemala con la que crecimos, ha pasado a la historia de una manera triste y lamentable, al ver las calles atestadas de vehículos de dos y cuatro ruedas  y de basureros clandestinos y delincuencia (sin tratamiento) las 24 horas del día.

 

Se perdió el orden del transporte urbano, mezclado con el extraurbano y las paradas de autobuses no son más que estaciones de asalto para delincuentes y extorsionadores. De repente aparecieron los Tuc Tuc, y los bicitaxis alejados totalmente de los centros hospitalarios para los que tal vez fueron creados para comodidad de los usuarios y con un enorme peligro para la vida de los jóvenes que los conducen o manejan y de las personas que solicitan sus servicios.

 

Los Organismos del gobierno sin ninguna coordinación, con una multiplicación interminable de Secretarías, Viceministerios y plazas fantasma creadas a la medida de los allegados a la instancia correspondiente. Podemos mencionar el deterioro enorme de la red vial del país, la educación cada vez más en picada, regateando días de clases, una administración de la salud pública con un déficit de instalaciones hospitalarias y camas de hospital sin solución en los diferentes gobiernos que pasan de largo, una economía sin evolución y adaptación a la época moderna, un desempleo marcado, con un capital humano cada vez mayor que solo invita a la inmigración hacia el Norte, programas sociales sin ninguna evolución favorable, el ambiente cada vez más contaminado y contaminante, nuestro patrimonio cultural cada vez más deteriorado y sin protección de la depredación y el robo desmedido, un tema deportivo con un castigo internacional por FIFA debido a malos manejos de las autoridades del deporte, vemos todavía raciones, y cuotas de alimentos y productos del campo “solidarios” y clasistas. Y Gobernación con una cantidad enorme de personal de policía destinado a funciones que no son las que contempla la ley de la materia, o sea guardaespaldas en número exagerado, por ejemplo, asignaciones a embajadas, funcionarios y exfuncionarios, Y para finalizar este resumen a vuelo de pájaro de los ministerios, el de Finanzas, no ajustando los ingresos con los egresos, gastando más de lo que tiene.

 

El Organismo Legislativo, entrampado en la revisión de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, la que no ha avanzado, porque no les conviene hacerlo y a ese paso, tendremos lo mismo de lo mismo en el 2020 y ojalá, que después del censo, no vayan a inventar que de acuerdo a los distritos poblacionales, electorales, mayorías, minorías, o qué sé yo, hay que aumentar el número de diputados a 300 (en vez de los 80 que se han solicitado a lo largo de todos estos años).

 

Y el Organismo judicial, con cárceles a reventar, literalmente “soltando” a los delincuentes que las fuerzas policiacas se esfuerzan en detener y consignar. En fin, la pregunta inicial y final,
Quo Vadis Guatemala.

 

Etiquetas: