Martes 25 DE Junio DE 2019
Cartas

Juez Miguel Ángel, Gálvez, ¡Ánimo!

Fecha de publicación: 25-07-18

Fernando Brolo Fumagalli / DPI: 1705 66099 0101

 

En este nuestro complicado pueblo todo es posible. Ahora resulta que los sinvergüenzas tratan de bloquear con prepotencia y falsos argumentos, el trabajo judicial de algunos jueces. Allí está la vulgar y antipática ladrona, Roxana Baldetti, soberbia y abusiva, tratando de figurar con un rol que no le corresponde, no le luce: de víctima. A estas alturas ya todos sabemos quién es quién. Lo único que demandamos del cuestionado sector justicia es que la ley sea pareja, se aplique igual para todos, y se pronuncien sentencias contra tanta escoria social de una manera tal, que la vayamos extinguiendo.

 

Irónicamente le dice al juez Gálvez que él está contra las mujeres, que ella no es de sus simpatías, entre otras desfachateces. A esa mujer hay que comunicarle que no es del agrado de la mayoría por los daños que ocasionó, y todo lo que descaradamente se robó. Solo verla es vomitivo, como a otras joyitas que la acompañan. Que falta de moral que haya “abogados” que se presten para defender a este tipo de criminales, quienes también debieran ser juzgados, ya que viven de plata ilícita manchada con sangre.

 

Añoramos el día que aparezcan otros jueces de la calidad de Gálvez, quien goza de nuestra simpatía y respeto, y que sepa hay un pueblo atento a sus atinadas resoluciones. Ánimo, y nuestra admiración juez Gálvez.

 

Y la nueva fiscal general ¿por dónde anda? ¿qué está haciendo? Hay tanto qué investigar. Hay un tanate de pícaros aún sin enjaular que andan como si nada en las calles, regalándose una vida con privilegios que no les corresponden. Solo acérquese, para empezar, al maloliente Congreso, seguro no serán suficientes las desastrosas cárceles para que se pudran esos indeseables inquilinos de cuello blanco.

 

Se acercan otras elecciones. Cada cuatro años cometemos el mismo error. Investiguemos muy bien a los posibles candidatos, el equipo humano que los rodeará y los planes de trabajo que presenten. No tenemos por qué argumentar otra vez que votaremos por el menos peor. Guatemala se merece otro tipo de personas, responsables y capaces, transparentes y con decisión, líderes auténticos con sentido común, y criterio, que logren minimizar esa enfermiza polarización, ese resentimiento social. Alguien que sanee el sistema, y se gane la confianza y respeto de nuestro pueblo.

 

Señora fiscal general, en sus manos queda minimizar ese cáncer que está destruyendo nuestro sistema, el que no nos permite salir adelante, menos recuperarlo, ya que lo han mantenido secuestrado por décadas los “mismos” indeseables. Imite el atinado trabajo del juez Gálvez, y gánese también nuestra confianza y respeto con resultados claros.