Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Cartas

La educación

Fecha de publicación: 16-05-18
Más noticias que te pueden interesar

Raúl García Salas Hernández / DPI 166566551 1604

Un buen maestro es educador y formador. Educar consiste en enseñar a temprana edad valores, conocimientos, costumbres y formas de actuar, que permitirán a un individuo vivir en sociedad.

El verdadero maestro enseña en las aulas, en los corredores, en la vida diaria, y lo hace en un pizarrón, frente a una computadora o una pantalla, pero sobre todo con el ejemplo que da a sus alumnos, esas criaturas, que como esponjas absorben la luz del conocimiento sin ningún filtro. Debe ser ejemplo de honradez, de puntualidad, de exigencia, de limpieza, de orden, de presencia y de arreglo, sin importar la clase social que represente o a la que enseñe.

Pero, qué ejemplo darán los maestros tumbados de espaldas, o bailando, o bebiendo en la Plaza Central, abandonando sus obligaciones para los que fueron contratados, siguiendo a un falso líder en pos de un aumento salarial en un país sumido en la pobreza y el pillaje por autoridades irresponsables que no han demostrado capacidad para afrontar los principales problemas del país, como la educación, la salud, la seguridad ciudadana y ahora nuestras relaciones internacionales.

¿Será posible que el Ministerio de Educación y la Contraloría General de Cuentas se hagan cargo del problema y castiguen a los responsables de tamaña barbaridad? ¿O tendremos que seguir con una educación mediocre, que ya de por sí es un cumplido, basada en una miserable refacción escolar, y peleando los días de enseñanza que le roban al año a nuestros niños sin ninguna esperanza de progreso, ubicados en los últimos lugares del desarrollo y con un futuro demasiado lejano, inalcanzable.

Ya basta de holgazanear, ya basta de pactos colectivos que vayan en detrimento de nuestros escolares y de los esforzados padres de familia que hacen enormes e incalculables esfuerzos para llevar a sus hijos a los centros del saber, cada vez más deteriorados, ya basta de tolerar obstrucciones, ya basta de tener una educación de último nivel. Exijamos a nuestros gobernantes y autoridades de Educación, seriedad, firmeza, responsabilidad y dedicación al trabajo para los que fueron electos y designados.

Etiquetas: