Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Cartas

La Cantina

Fecha de publicación: 25-04-18
Más noticias que te pueden interesar

Manolo Estrada / DPI 2583 68225 0101

 

A principios  del año 2000, tuve el honor de cursar en la U. del Valle la maestría en desarrollo que esta institución ofrece  a quienes se interesen en este tema puntual, la cual por cierto acaba de celebrar 20 años de haberse creado. Entre los catedráticos que impartían sus conocimientos, estaba un joven chileno, Nicolás Richard, (antropólogo social) quien, dentro de sus “experiencias de campo” como investigador social, nos contó una anécdota muy curiosa y simpática: Los comunitarios de una aldea boliviana le solicitaban de forma insistente, que lo que más necesitaban era “una cantina”. … Él no lograba entender dicha insistencia, de parte de los lugareños.  Incluso llegó a creer que debido a las alturas (con más de 4 mil metros sobre el nivel del mar), les urgía una para tomarse sus buenos tragos en buen chapín y así poder soportar el helado frío de esta parte de Bolivia. Hasta que finalmente pudo entender que con “la cantina” se referían a la necesidad de un salón comunal, para deliberar sobre los múltiples problemas urgentes que les aquejaban como comunidad y  tenían por resolver. Traigo a colación lo anterior, por una columna reciente en este mismo medio del respetado columnista Méndez Vides “Política de cantina”. Asumo que el grupo denominado La Cantina, y al cual se refiere Méndez Vides es urbano, no rural. Es decir, sus intereses son muy diferentes, y por ende su organización social de base muy distinta. Sería bueno que alguno de sus miembros tomara la palabra y nos expusiera amablemente, cuál es la Génesis de su movimiento social  y la razón de su existencia como grupo organizado.

 

No tengo el gusto de conocer personalmente al señor Méndez Vides, así como a los columnistas integrantes de este grupo “La Cantina” y mi intención no es polemizar, sino en todo caso participar de un debate o diálogo en un ágora o en “una cantina” aunque no me tome los tragos.

 

Etiquetas: