Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Consulta Popular

Fecha de publicación: 10-04-18
Más noticias que te pueden interesar

Raúl García Salas Hernández / DPI 1665 66551 1604

 

Vemos de nuevo en las noticias la inauguración del ciclo escolar, el estado calamitoso en que están muchas escuelas del interior del país, la falta de material didáctico, de pupitres, no digamos de ambientes adecuados como aulas, áreas de recreación, seguridad, y un largo etcétera y lo más lamentable, a nuestros niños con el deseo de aprender y salir del analfabetismo y del atraso en que están sumidos. A la par, arranca el año con las primeras manifestaciones a favor de pactos colectivos para los maestros que escasamente, y no por culpa directa de la gran mayoría de ellos, disminuyen el número de días hábiles para la enseñanza que redunda posteriormente en su capacitación para aplicar a estudios superiores.

 

Valga lo anterior para referirnos al gasto a todas luces innecesario de los 300 millones de quetzales que va a costar la consulta popular y que podría apostar por las personas que asistirían a la misma que no tienen una idea clara de porqué van a votar, o sea qué representan el SI y el NO, de un tema tan trillado como es el de Belice. ¿Cuántos guatemaltecos conocen la historia y el problema?

 

Con todo respeto, me atrevería a proponer la utilización de esa cantidad de dinero en reparar, adecuar, poner seguridad, etcétera, a 300 escuelas del interior del país, instituyendo eso sí una comisión simple de vigilancia constituida por dos o tres padres de familia, dos o tres maestros y dos o tres supervisores de educación y sin hacer engorroso el trámite, darse manos a la obra y proceder. Podría apostar que antes de finalizar el año, habríamos economizado esa enorme cantidad, reconstruido unas 300 escuelas más o menos y dado la oportunidad a varios miles de estudiantes de empezar una mejor vida, y continuar con nuestro quehacer diario, sin Belice, que ya hace años dejó de ser nuestro, siendo reconocido por organizaciones internacionales, y hasta jugamos fútbol contra ellos como un país independiente. De lo contrario, el tema de la Consulta Popular dejará unos bolsillos abultados en quienes ya cuentan con esa plata. Reflexionemos.

Etiquetas: