Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Cartas

La decisión más desafortunada

Fecha de publicación: 16-12-17
Más noticias que te pueden interesar

César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció a Jerusalén como capital de Israel. Hasta el momento solo se le ha unido República Checa, que también reconoció a esa ciudad como la capital del Estado judío. El primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, agradeció ese gesto a Trump y asegura que eso contribuirá a la paz en la región de Medio Oriente y que Israel garantizará los lugares de culto para cristianos, musulmanes y judíos. Comunidades judías alrededor del mundo se congratularon con la noticia y sectores político-religiosos evangélicos, también muestran su satisfacción. En Guatemala, un grupo religioso evangélico, incluso exige que nuestro país reconozca a Jerusalén como capital de Israel y que se destituya al embajador de Guatemala ante Naciones Unidas por abstenerse en una votación sobre Jerusalén hace unos días. Independientemente de quién se beneficie con esto, Trump tomó la decisión más desafortunada que podría haber tomado. Con ella, Trump acaba con décadas de esfuerzos diplomáticos por la paz en la región de Medio Oriente y será difícil que Estados Unidos recupere un papel importante en la mediación del conflicto. Con eso, de hecho se niega a las comunidades cristiana y musulmana que viven en Jerusalén y que se identifican religiosamente con esa ciudad. Con ese reconocimiento, lo más seguro es que Israel buscará sacar a los cristianos y musulmanes de la ciudad. Jerusalén no puede ser capital de Israel, por motivos políticos, sociales, religiosos e históricos. Con esto, Trump ha tirado por la borda toda su política y ha hecho una provocación de imprevisibles consecuencias. Y ojalá los líderes religiosos evangélicos se pronunciaran con igual contundencia en otros temas importantes de nuestro país. Si antes de esto, Israel no vivía en paz, ahora lo más seguro es que ya no le será posible esa paz. Todo el mundo estará permanentemente en contra de Israel y de Estados Unidos por esto.

Etiquetas: