Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Cartas

La picardía y astucia  para obtener dinero ilícito  no tiene límites

Fecha de publicación: 16-11-17
Más noticias que te pueden interesar

Marco Tulio García Escobar / DPI 1949 92918 0101

Leyendo la noticia sobre un contrato millonario adjudicado por el Ministerio de Comunicaciones a una constructora de un  hermano de un Diputado, aduciendo que habían existido anomalías en la adjudicación previa a otra constructora,  y que esta anulación beneficia al Estado, me da mala espina, porque da la impresión que el Ministro está actuando correctamente, y quién sabe si no fue planeado o hubo negociación  bajo la mesa con la Constructora que había ganado la licitación.  En esta Guatemala, sociedad de muchos corruptos, pero afortunadamente no toda la población, porque si así fuera, estaríamos perdidos, y sólo quedaría  la autodestrucción, como pasa con un organismo enfermo, y el mismo sistema inmune lo destruye, para que no contamine a otros organismos.  Toda esta corrupción  de alto nivel enferma cada vez más a toda la sociedad,  porque va infectando  sin darnos cuenta al resto de la sociedad susceptible –como sucede con las enfermedades infecciosas que afectan a los más vulnerables– niños desnutridos, y en general a otros con otras enfermedades.  Los países desarrollados están preocupados, porque si no se detiene todo este mal –corrupción– los va a infectar a ellos también, es como una epidemia,  y la respuesta de su parte está siendo intensa,  porque es cuestión de vida y muerte. Y para los guatemaltecos  también debe ser asunto muy importante, porque ¿a quién le gusta pagar por malos servicios –salud, educación, seguridad, justicia–?, porque los impuestos es lo que la sociedad en su conjunto le da a los administradores de turno –políticos– para que mejoren las condiciones de la población. ¿Y qué hacen?  Enriquecerse ellos, su familia y sus amigos y compinches. drmtgarciaescobar@hotmail.com

Etiquetas: