Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Cartas

La degradación de los barrios

Fecha de publicación: 27-10-17
Más noticias que te pueden interesar

William Stewart / DPI 1959 13175 0101

El espacio público, que incluye las calles, parques, plazas, etcétera, viene definido formal y es intermediario uncionalmente por la arquitectura que lo rodea y lo que en ella ocurre y le da significado. La idea de barrio o vecindario inserto del vasto tejido de la la ciudad es una noción territorial pero también afectiva. La experiencia del barrio es también intermediario entre el mundo privado y el resto de la ciudad, hace parte de lo familiar, de lo reconocible, de lo propio. Los lugares del barrio se experimentan del vecindario es tan importante que la mayoría de las veces parte de aquello que es seguro y confiable. Se menciona que la experiencia del barrio es tan importante que hace parte de la identidad social y cultural, vivir en él implica una experiencia singular y característica que implica ser parte de él.

Algunos barrios como Santa Clara de la zona 10, se han transformado en lugares para vivir, trabajar y divertirse, lo cual es lógico en las transformaciones que sufre la ciudad. Estas transformaciones pueden ser para bien o mal de los ciudadanos que viven en él dependiendo de la gestión apropiada. Cuando no hay gestión, el resultado es añadir conflictos puntuales a los que ya existen en Guatemala. La gestión requiere de una colaboración amplia y franca entre las autoridades encargadas de velar por la ciudad, las autoridades encargadas de velar porque se cumplan las leyes y los vecinos del barrio. Cuando esto no ocurre la ruralización se hace presente, cada quien hace lo que se le viene en gana sin considerar a los vecinos. Lo que ocurrió en el antiguo Cuatro Grados Norte, un final desafortunado que ahora revive con una incipiente gestión aún, pero hay una luz al final del túnel.

Pero qué hacemos los vecinos, y ocurre en la mayoría de áreas urbanas, no hay gestión, no hay quién aplique la ley y la mayoría de vecinos son apáticos o viven para sí, la degradación es un cáncer que corroe la ciudad.

Etiquetas: