Jueves 18 DE Julio DE 2019
Cartas

Empresarios justos pagan por pecadores

Fecha de publicación: 11-10-17

José Luis Paredes Prahl / DPI 2334 82253 0101

Desde niño mi sueño fue siempre ser empresario, crear, servir a otras personas y con las enseñanzas de mi difunta madre, trabajar con pasión, coraje y perseverancia, todo ello respetando principios y valores morales y sociales, porque la ganancia necesaria para vivir decentemente vendrá por añadidura.

Hoy me doy cuenta que hay muchísimos empresarios que se alejan del camino recto, y que prefiriendo hacer trampa para enriquecerse, se sirven de los gobiernos de turno para sus fines corruptos. Algo más, arruinan la reputación de todos nosotros los empresarios honestos, porque hoy día con toda la tristeza que llena mi corazón, las personas al escuchar que uno es empresario automáticamente ya está marcado con la tacha de ser un sinvergüenza.

En los medios de comunicación todos los días hay ataques a la libertad, a la propiedad privada y la libre empresa. Esos ataques tienen nombre y apellidos de quienes los hacen. Ellos dan la cara, dan su nombre, sabemos quiénes son, bloquean carreteras, queman llantas, hacen huelgas, manifestaciones y cualquier tipo de zozobra social.

Ante eso me pregunto, ¿Por qué la pasividad del sector y organización empresarial y comercial? ¿Cuál es el miedo, si no tienen compromisos corruptos, qué les pasa? Vemos a miembros del Ejército encarcelados por delitos supuestamente cometidos en una guerra interna, apoyados por las potencias mundiales que en ese entonces defendían la libertad, y nuevamente los empresarios por quienes lucharon, ¿dónde están ahora?

Estoy orgulloso de ser un pequeño empresario y sé que hay muchos como yo, que estamos trabajando duro pasando desapercibidos por ser pequeños pero que estamos afiliados a las Cámaras empresariales y no nos sentimos apoyados ni protegidos, pues no hay un liderazgo sano, honesto y sobre todo responsable con el país.