Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Cartas

Fábulas de avestruces y codornices

Fecha de publicación: 02-09-17
Más noticias que te pueden interesar

Marco Tulio García Escobar / DPI 1949 92918 0101

El género de la fábula en la literatura es muy importante, es una buena manera de decir lo que se quiere decir, sin mencionar personas, sino animales o plantas que piensan, sienten y hablan como humanos. En una buena forma de enseñanza moral. El artículo de Jaime Barrios Castillo titulado Fábulas de avestruces y codornices es muy ilustrativo al respecto. Para el entendido, este artículo es claro, habla de una actitud de sometimiento y aceptación de todo lo malo por parte del guatemalteco, porque muchos piensan, “corazón que no ve, corazón que no siente”. Entonces la actitud es como si lo malo no existiera, un acostumbramiento a todo: violencia, corrupción, asesinatos, extorsión, secuestros, trata de personas, violaciones, racismo, etcétera. Se acepta como algo normal dar dádivas, comisiones –mordidas–, por gestiones administrativas que son obligación de trabajadores estatales, o aun pagar hasta a Magistrados de la Corte de Justicia por quitar multas multimillonarias a cambio de unos cuantos millones de quetzales como “mordida”. Por eso estamos como estamos, pero la culpa no es totalmente del guatemalteco común y corriente, simplemente nos hemos adaptado por falta de valor, comodidad, evitar el estrés. Por ejemplo, un trabajador de una institución estatal que se jubila y quiere sus prestaciones, si no le paga a “alguien”, su trámite puede llevarse varios años, y mientras tanto tiene que ver de qué vive. Prefiere pagar un diez por ciento y tener su dinero, que pasar penurias. Y esto no es invento mío, hay muchas personas involucradas en este negocio millonario de los trámites de jubilaciones (IGSS, Salud Pública, la Usac, y otras instituciones). De la necesidad de unos, se benefician otros, como dice el sociólogo estadounidense, Marvin Harris (1927–2001): “La especie humana es única en el reino animal, ya que no hay correspondencia entre su dotación anatómica hereditaria y sus medios de subsistencia y defensa.

Etiquetas: