Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Cambiar el modelo productivo

Fecha de publicación: 06-07-17
Más noticias que te pueden interesar

César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el retiro de su país del Acuerdo de París, para combatir el cambio climático. Trump justifica su decisión diciendo que dicho acuerdo es perjudicial para su economía y muy costoso para su país, pues no le permitiría recuperar empleos. Gran parte del mundo ha lamentado la noticia y aunque Trump dice que buscará renegociar el Acuerdo de París, Francia, Alemania e Italia han dicho que no se puede renegociar. Estados Unidos es el segundo país del mundo en las emisiones de dióxido de carbono, solamente por detrás de China. Aunque es muy cuestionable no sumarse de momento a los esfuerzos por frenar el cambio climático, sin embargo no se está diciendo toda la verdad. Para comenzar, el Acuerdo de París no establece reglas precisas a seguir ni sanciones para quienes lo incumplan. Por ello, gran parte de su cumplimiento depende más que nada de la voluntad de los Estados firmantes. No hay obligaciones terminantes, y así lo más seguro es que nadie lo cumplirá. El gobierno de Barack Obama, en su despedida, suscribió ese acuerdo y aparentemente comprometió a Estados Unidos a reducir sus emisiones en alrededor del 25 por ciento de acuerdo a los niveles del año 2005. Lo cual todavía es insuficiente, pues para que en verdad fuera significativo tendría que ser de por lo menos un 50 por ciento de reducciones. Pero aquí entramos a otro asunto, y es el modelo productivo que predomina en el mundo entero. Hay que cambiar ese modelo productivo para que ya no dependa de los combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo. Ese modelo sigue dominando casi la totalidad del mundo y la producción de combustibles alternativos es aún muy poca. En todo el mundo, millones de automóviles se mueven quemando combustibles fósiles. Igual las plantas de energía que abastecen a millones de empresas y hogares. Y las fábricas de toda clase de artículos, solo se mueven utilizando energía procedente del petróleo y carbón. Por lo tanto, Trump lo ha hecho evidente, pero mientras no aprendamos a depender menos de los combustibles fósiles, nunca podremos decir que combatimos el cambio climático.

Etiquetas: