Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Cartas

Suspensión de contrataciones

Fecha de publicación: 19-05-17
Más noticias que te pueden interesar

Maynor Roberto Muralles González / DPI 2207 41549 0101

A lo largo de la historia en nuestro país el pueblo pobre que bien somos la mayoría es quien se ve afectado por la mala o nula ejecución de los recursos del Estado. Y el Gobierno en curso no es la excepción, ya que con la creencia de ahorrarse lo máximo posible en la ejecución del Presupuesto General de la Nación está nuevamente castigando al pueblo trabajador. Es sabido que lo que nos mantiene en crisis es el uso desmedido y abuso de los recursos, el no utilizarlos es también un crimen contra el pueblo. Habrá que revisar números y porcentajes en ejecución desde la toma de posesión del actual gobierno para darse cuenta que es mínima, y en el presente año las contrataciones de personal se redujeron drásticamente y es esto lo que me invita precisamente a escribir. Me parece una injusticia que se bloqueen las puertas para la contratación en el sector público, por supuesto puedo entender que a raíz del alboroto que el gobierno pasado desató, salieran a luz contrataciones irregulares y que el actual gobierno se encuentre en la lucha de “Hacer las cosas bien” pero de ninguna manera voy a compartir que sea a costas del pueblo trabajador. Existen instituciones en las cuales no se ha contratado a nadie, pero se les ha exigido que presenten papelería que en la mayoría de los casos representa un gasto les ilusiona y luego no existe ninguna respuesta. Pero esta restricción en la contratación del Estado seguro no afecta en nada a los que estuvieron en campaña o bien al conocido de cuello largo, afecta a la población que solo necesita una oportunidad de trabajo y se le está vedando por la bendita contención del gasto.

Espero que sea yo quien se está equivocando y juzgando a ligereza, y de trasfondo en todo este rito de sacrificio al que el pueblo se encuentra sometido exista una intencionalidad estructurada como agente de cambio, lo cual pongo en tela de juicio ya que no se muestra un plan de gobierno establecido, y si este aún está en redacción les ruego que no se lo tomen a la ligera porque para algunos es urgente.  No me decidí a escribir para quejarme, son solo palabras desesperadas de un ciudadano exiliado de la contratación de entidades públicas por la famosa contención del gasto.

Etiquetas: