Martes 23 DE Julio DE 2019
Cartas

Aberraciones que nunca debemos aceptar

Fecha de publicación: 28-03-17

César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101

Hace algunas semanas, un barco en el que practicaban abortos, intentó atracar en las costas guatemaltecas, o bien llevar a mujeres guatemaltecas a aguas internacionales para que abortaran. La Constitución Política de la República prohíbe el aborto, pues protege a la persona humana desde la concepción. El Ejército de Guatemala, en cumplimiento de su deber, ordenó al barco salir del mar territorial de Guatemala. Esta fue una gran acción de parte del Gobierno de Guatemala y del Ejército. Nunca podemos aceptar que se dañe la vida y con mayor razón debemos defender a los no nacidos. Por lo tanto, el aborto es una práctica aberrante que nunca debemos aceptar. Pero hay otras cosas aberrantes, que tampoco podemos aceptar y que se hacen pasar por “Derechos Humanos”: la ideología de género y el matrimonio homosexual. Ambos son contrarios a la naturaleza humana y atentatorios contra la familia y los valores humanos elementales, por lo que ni aunque existan tratados o legislaciones internacionales que los acepten o reconozcan, ni así debemos aceptarlos. Un hombre y una mujer son por naturaleza y porque Dios así los creó, y no podemos aceptar aberraciones de que alguien tenga “derecho” a creerse hombre o mujer según su preferencia. Ni tampoco podemos aceptar el matrimonio homosexual, pues el matrimonio es una institución entre un hombre y una mujer, no dos hombres ni dos mujeres. El aborto, la ideología de género y el matrimonio homosexual son las mayores amenazas a la vida humana y a la familia hoy en día. Y rechacemos cualquier tratado internacional o legislación nacional que los reconozca y procuremos su derogación. Y rechacemos a cuanto político o activista los promueva en la vida política del país y del mundo.