Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Cartas

Más allá del bien y del mal

Fecha de publicación: 23-12-16
Más noticias que te pueden interesar

Marco Tulio García Escobar / DPI 1949 92918 0101

Hay personas –como un viejo militar y político retirado que así se sentía– que creen que están más allá del bien y el mal. Después de leer el último reportaje sobre López Bonilla ya no sé si habrá todavía algo más de qué asustarse–y si usted tiene pecadillos, olvídese de ellos, que no son nada comparado a los de estos personajes–. Ahora entiendo porqué el país sigue siendo uno de los más pobres y atrasados del mundo. A las mafias dentro y fuera del Gobierno-Estado lo que menos les interesa es que este país se vuelva un país educado –culto dirían algunos–, porque esa es la diferencia con los países desarrollados –Japón, Holanda, Suiza, Noruega, Dinamarca, Alemania, Canadá, etcétera–. En un país educado ya no hay que estarle diciendo a la población que respete a los demás, que no tiren basura en la calle, que no orinen en cualquier esquina, que el peatón tiene siempre la vía, que hay que proteger al débil

–niños, ancianos, enfermos–, que no es bueno insultar ni hacer malas caras, que hay que contaminar el ambiente lo menos posible, que no hay que robar ni matar, que los políticos deben ser honrados, que las calles son libres para transitar –no como en nuestro país, que las compañías de seguridad privadas se las han apropiado–, y los que cobran por estacionarse en la vía pública lo insultan si uno se atreve a protestar. La población decente prefiere no decir nada, porque como dice el refrán, “ojos que no ven, corazón que no siente”. Lo único que puede cambiar esta sociedad es una catástrofe natural que venga del cielo –un meteorito– o de las mismas entrañas de la tierra –un terremoto o erupciones volcánicas en masa– que como la historia de Sodoma y Gomorra, destruya a los malos que siempre nos han gobernado.

Etiquetas: