Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Un pueblo con hambre, ¡es peligroso!

Fecha de publicación: 20-10-16
Más noticias que te pueden interesar

Fernando Brolo Fumagalli / DPI 1705 66099 0101

“La mayoría de compatriotas responsables y trabajadores ya estamos hartos de los nefastos desgobiernos, que por décadas, han abusado de un pueblo tolerante, descaradamente robándonos lo que hemos logrado con esfuerzo y sudor.

Cada cuatro años con la repudiable presencia de nuevos ricos, y el resto de la población, víctima de pésimos servicios y atención para la salud, educación en manos de rufianes, sin carreteras decentes, sin seguridad contra tanto malandrín que libremente anda por las calles, muchas veces, apadrinados por las mismas autoridades. Eso sí, nuestros flamantes Presidente y Vicepresidente, escoltados por matones entacuchados, quienes no respetan el tráfico, menos la integridad del resto de conductores, a eso en países cultos lo califican como: ¡prepotencia y abuso!

Con frecuencia escuchamos que estos corruptos funcionarios de turno, solicitan millonarios préstamos, emiten irresponsablemente ilimitado número de bonos, reciben cuantiosas donaciones de naciones y/o instituciones “amigas”, entonces, ¿qué sentido tiene el presupuesto de gastos? Será una de las cajas chicas para repartírselo entre los funcionarios de turno, familiares y amigotes? ¿Para mantener a tanto empleado público y sindicatos podridos? ¿Perfecta excusa para lograr viajes, residencias, autos del año, buenas comidas, que nunca antes tuvieron?

Nos están colmando la paciencia, y con un pueblo con hambre y abusado, no se juega. Ya no confiamos en los sinvergüenzas politiqueros, menos en los deplorables funcionarios públicos, todos una escoria social que de una u otra manera, tienen que desaparecer. Extrañados de la ausencia del Ministerio Público y la CICIG. Todavía hay muchos pícaros sueltos, así como continuamos esperando las sentencias contra esos mal nacidos ya capturados, quienes por lo visto, la están pasando muy bien en esas cárceles “Premium”. ¡No se vale!

Etiquetas: